stop

Los estibadores presionan desde este miércoles con 48 horas de huelga que se traducirán en una mayor concentración de buques los siguientes días de actividad

A Coruña, 15 de junio de 2017 (06:42 CET)

Los paros de la estiba podrían salirle caros a los puertos gallegos, que cada día de huelga pierden una media de 800.000 euros, aunque no afectan a todos por igual. Vigo, donde la mercancía general y los contenedores tienen un mayor peso, es uno de los que más tiene que perder, aunque su presidente, Enrique López Veiga, ya ha señalado en varias ocasiones que no permitirá que la huelga frene la actividad económica de la ciudad.

Las tres jornadas de paros parciales de la pasada semana ocasionaron unas pérdidas en los puertos españoles de 36 millones de euros, según el Ministerio de Fomento. Doce millones de euros al día de los que, por su peso en la red, a Galicia le correspondería aproximadamente un seis por ciento de esa cantidad.

Este miércoles, los estibadores han retomado los paros y han secundado la primera de las dos jornadas consecutivas de huelga en los puertos españoles. Según la Coordinadora de Trabajadores del Mar, principal sindicato del gremio, “el paro es total”, mientras que Puertos del Estado indicó que la demanda de estibadores cayó un 80% respecto a una jornada normal.

Los sindicatos cifran en el 100% el seguimiento de los paros, que no han ocasionado incidentes destacables

En trece puertos, entre ellos los de A Coruña, Ferrol, Vigo y Vilagarcía, no se llamó a trabajar a un sólo efectivo, ya que, ante el anuncio de la huelga, las principales navieras y operadoras han reprogramado sus operaciones o bien desviado tráficos hacia otros puertos.

La actividad no para

A pesar del paro de la estiba, en los puertos hubo movimientos. En A Coruña, donde los graneles líquidos tienen un peso importante en la actividad, dos petroleros y un buque cargado de alúmina pudieron descargar con normalidad, ya que no precisan estibadores.

En Vigo se respetaron también los servicios mínimos. Incluso desde la Autoridad Portuaria se permitió el acceso a los muelles a los huelguistas, después de negárselo en un primer momento, para concentrarse en señal de protesta por la falta de acuerdo sobre el convenio con la patronal tras la reforma del sector realizada por el Gobierno para liberalizarlo.

El presidente del puerto vigués avanzó que “el acúmulo de buques” en los próximos días va a ser “importante”, hasta el punto de que no serán capaces de atenderlos a todos a tiempo, lo que generará retrasos a la industria. En este sentido, López Veiga, recordó que el derecho a la huelga “tiene sus límites”, como en el caso de Vigo la afección al sector de la automoción, y que “si se tensa mucho la cuerda es posible que haya que tomar medidas”, por muy respetables que sean sus demandas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad