Pemex tantea a Rodman y Factoría Naval para proyectos de grandes reparaciones de barcos

stop

La petrolera complementaría con otro astillero su actual oferta de nuevas construcciones

Representantes de Pemex, Barreras, Xunta y concello de Vigo | EFE

25 de septiembre de 2014 (01:57 CET)

La petrolera Pemex baraja una operación para un nuevo revolcón al sector naval gallego, irrumpiendo en otro astillero que sería complementario a Hijos de J. Barreras, del que ya posee el 51% desde el diciembre pasado.

Según pudo saber Economía Digital, el interés de la compañía mexicana está vinculado a los trabajos especializados de reparación de los numerosos buques que en este momento construye tanto en México como en España (en este caso en la propio Barreras y en Navantia-Ferrol), así como la flota que ya tiene operativa y que precisa trabajos de actualización.

Fuentes del sector explican que se trataría de otro movimiento táctico de la petrolera azteca para crear un doble anillo de la industria naval gallega, basándose en su rapidez y en su capacidad de innovación y adaptación. Uno se constituiría alrededor de las nuevas construcciones de alto nivel tecnológico y liderado por H.J. Barreras, y el segundo entorno complementario a otro astillero especializado en grandes reparaciones. De llevarse adelante, la operación se hará con toda probabilidad a través de la filial internacional PMI Holdings BV, tenedora a su vez desde Holanda del 51% del astillero vigués.

Fase bajista

Las fuentes del sector que sostienen la existencia de contactos se basan principalmente en que la situación de varios astilleros gallegos con esa identidad industrial están en una fase consolidadamente bajista de producción desde hace varios años. La mayoría de los astilleros vigueses solo dispone de un contrato en cartera o en fase de construcción. Hace tan solo tres años, los contratos se cerraban a pares.

Las mismas fuentes consideran que la división de acero del Grupo Rodman y la Factoría Naval de Marín serán los candidatos complementarios para Pemex. Sus instalaciones son ideales para este tipo de trabajos. Es más, en realidad son astilleros que nacieron con esa vocación, aunque luego fueron incorporando funcionalidades propias para el diseño y montaje de buques nuevos.

El tercer candidato, pero a larga distancia, sería la viguesa Factorías Vulcano, con una débil situación económica, materializada a través de un ERE para la plantilla y sin contratos a la vista, salvo un buque que lleva más de un año y medio en el varadero.

Control accionarial

Pemex tantearía estas posibilidades no tanto por iniciativa propia, ya que en principio sus necesidades están cubiertas con Barreras, sino más bien impulsada por los propios astilleros, que se habrían ofrecido para allanar estas operaciones, e incluso con el beneplácito de la Xunta de Galicia, conocedora de las maniobras en curso, aunque en un discretísimo segundo plano para evitar susceptibilidades en un sector que ahora no atraviesa su mejor momento económico.

De formalizarse, las operaciones se materalizarán adquiriendo parte de las acciones de alguno de los astilleros, haciendo una sucesión tranquila, hasta completar una mayoría absoluta y el control de la compañía.

No todo el mundo en el sector, no obstante, confía en esta hora de ruta. Otras voces del naval descartan esta opción. Argumentan que una nueva contratación en Galicia despertaría enormes críticas en México por parte de los astilleros locales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad