Pemex revela que Barreras construirá otro astillero en México

stop

La petrolera señala que la compañía de García Costas mantendrá empleo y actividad en Vigo

Los astilleros de la ría de Vigo han sido objeto de inversores extranjeros

09 de mayo de 2013 (20:42 CET)

Pemex ha entrado en el capital del astillero vigués Hijos de J. Barreras con un objetivo que no esconde: “Tranferir a medio plazo el conocimiento tecnológico” de la empresa que preside José García Costas. Por ello, fuentes del consejo de la petrolera han asegurado a Economía Digital que “en un futuro, Barreras, con Pemex como socio mayoritario, podría construir otro astillero en México, pero conservando el de Galicia”.

Las mismas fuentes insisten en que esta es una operación en las que “las dos partes ganan”. “Pemex adquiere un instrumento para la renovación de su flota y el astillero garantiza su permanencia y no se pierden empleos”, aseguran.

Alarma en Galicia

De esta forma, desde Pemex arrojan luz sobre informaciones publicadas en los últimos días en medios mexicanos que han causado un considerable revuelo en Galicia. Según el diario El Universal, la petrolera prevé una inversión de al menos 700 millones a medio plazo para renovar su flota. La paraestatal planea construir 81 embarcaciones para su filial Pemex Exploración y Producción (PEP) y prevé otros 51 buques para Pemex Refinanciación.

No obstante, el citado medio aseguraba que la empresa que dirige Emilio Lozoya “tiene la idea, de que, en un momento dado, el astillero Hijos de J. Barreras se vaya a México, probablemente a la Ciudad del Carmen, Campeche, y se inicie la transferencia tecnológica completa”. En esa ubicación es donde el grupo tiene la mayor área de explotación de hidrocarburos del país.

Las fuentes del consejo de la la petrolera insisten en que la posibilidad de que una filial de Barreras se monte en México es muy plausible, aunque el astillero seguirá manteniendo su cabeza en Vigo. “De lo que se trata es de adquirir el know how”, explican.

Críticas a la Xunta


El temor a que Barreras acabase ubicado en México dio pie esta semana a que sindicalistas y grupos de la oposición cargasen contra la Xunta por mediar en las negociaciones entre ambas partes. El PSdeG, por boca del diputado José Luís Méndez Romeu, criticó que “Pemex pretenda adquirir su tecnología para transferirla a empresas mexicanas”.

También el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, aseguró que “Barreras desaparecerá por culpa de la miopía y la irresponsabilidad del presidente de la Xunta”.

CCOO emitió un comunicado en el que defendía que la “tecnología del naval vigués está basada en un factor determinante de acumulación en la comarca de todo el tejido industrial y la capacidad profesional para construir un buque”. “Vigo y sus trabajadores son el núcleo tecnológico de Barreras”, apuntaron.

Navantia

Dejando el futuro de Barreras a un lado, las fuentes del consejo de administración del gigante latinoamericano consultadas también indican que “si bien el contrato con Navantia aún no está decidido es altamente probable que construya uno de los floteles”.

Los astilleros de Ferrol tienen un contrato firmado con PMI, pero este sólo se activará cuando se lleve a cabo una licitación de Pemex Exploración y Producción. Aún en el caso de que, efectivamente, Navantia vaya a construir el buque comprometido, el problema radica en si el encargo llegará demasiado tarde.

Protestas en Ferrol


Este jueves, los trabajadores de Navantia Ferrol han realizado una asamblea en el interior del astillero en la que se ha acordado un nuevo calendario de movilizaciones que incluirá manifestaciones los días 16 y 30 de este mes dirigidas, de forma específica, contra el PP, al considerarlo “responsable” de la crisis del sector.

Según indican los sindicatos, la falta de nuevos contratos ha provocado ya la destrucción de 2.100 puestos de empleo de empresas auxiliares de la comarca, y muchos de los 1.900 operarios que aún tienen trabajo están sujetos a expedientes de regulación. En Navantia Ferrol se finalizará este año el segundo buque para Australia, el último que queda en construcción, y la falta de trabajo ya está obligando a cerrar talleres. La plantilla principal asciende a 2.300 empleos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad