Pemex retrasa su inversión en Galicia

stop

Sin fechas comprometidas, el relevo de los máximos dirigentes de la petrolera tampoco ayudará a agilizar el cierre de los contratos

Protesta de trabajadores de Navantia en Ferrol

14 de diciembre de 2012 (20:36 CET)

De nuevo, los contratos de la mexicana Pemex con los astilleros gallegos están en entredicho. Los sindicatos de Navantia y el naval de Vigo aseguran que los prometidos pedidos se están retrasando, aunque, lo cierto, según ha podido saber Economía Digital es que la petrolera no tiene fechas marcadas para la ejecución de sus contratos. Y más ahora que se acaban de producir relevos en la directiva de la macroempresa azteca debido al cambio de Gobierno.

Este viernes el presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Ignacio Naveiras, indicó que si el inicio de la construcción del flotel de Pemex se demora más allá del primer trimestre de 2013 “no se crearán los empleos previstos por la Xunta de Galicia”, que servirían para dar un soplo de aire al agotado sector naval de Ferrolterra.

Más demora, menos contratos

Según Naveiras, los trabajadores han mantenido una reunión con la dirección local de Navantia en la que han visto confirmadas “algunas sospechas” relativas a que se está “ralentizando demasiado el inicio de los trabajos del flotel”.

Pero, ¿cuál es la consecuencia directa de la demora en los inicios de ejecución del proyecto? Según la versión de la plantilla, si el inicio del buque se pospone hasta el segundo trimestre del año o hasta el verano, los primeros trabajos coincidirán ya con el declive de la carga de trabajo por el megabuque australiano en el que Navantia trabaja actualmente. “Esto hará que las tareas para el barco de Pemex sean asumidas por los trabajadores de la plantilla principal, por lo que no se generará ni un solo empleo”, aseguran.

El responsable nacional del naval en el sindicato CIG, César Rodríguez, también manifestó este viernes sus reservas sobre la rapidez de ejecución de los posibles contratos. “No hay información clara al respecto. ¿Cómo creer que los contratos ya están ahí cuando los astilleros de Vigo siguen adelante con los recortes de plantilla?”, se pregunta.

Sin margen temporal

De forma oficial, Pemex hace oídos sordos a estas reivindicaciones y se limita a contestar que todo el proceso contractual sigue la hoja de ruta prevista y que debe ser la filial de Pemex PEP (Exploración y Producción) la que, en última instancia, apruebe en consejo de administración los contratos con los astilleros gallegos. Sin embargo, según ha podido saber este diario, lo cierto es que la petrolera no se ha impuesto ningún tipo de margen temporal para estos contratos. “No lo hace con estos ni con ningunos, Pemex es una empresa muy grande y funciona así”, indican fuentes conocedoras del proceso.

A este hecho se le une otro factor. El cambio de Ejecutivo en México ha hecho que el presidente Enrique Peña Nieto (PRI) haya relevado a los máximos ejecutivos de Pemex, entre ellos a su presidente y a su director general, Juan José Suárez Coppel.

Este último fue uno de los representantes de Pemex que vino a Galicia a firmar en mayo de este año con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, un acuerdo que pasaba por la construcción de 14 remolcadores y la posibilidad de varios floteles. Según las fuentes consultadas esta situación, si bien no pone en peligro el desarrollo de los proyectos, sí podría traer aparejada una demora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad