Pemex mantiene en el aire inversiones en Galicia por más de 350 millones de euros

stop

Sólo con los dos floteles la petrolera desembolsaría 292 millones, que se suman a los 70 comprometidos para una planta de combustibles en Langosteira

Manifestación en demanda de carga de trabajo de los empleados del naval | EFE

20 de noviembre de 2013 (22:22 CET)

La inquietud es patente cuando se aborda el tema de la inversión de la petrolera mexicana Pemex en Galicia. Hace más de un año que se comenzó a hablar desde la Xunta de Alberto Núñez Feijóo del desembolso que la multinacional acometería en la comunidad. Tan sólo entre los dos floteles prometidos y la planta de mezcla de hidrocarburos en el Puerto Exterior de A Coruña, la azteca se dejaría cerca de 350 millones de euros. Sin embargo, de momento, ninguna de las grandes inversiones de Pemex se ha materializado, al contrario, su ejecución se ha ido dilatando en el tiempo. La falta de compromisos y la tormenta política con Repsol no ayudan a calmar los ánimos.

El culebrón mediático de Pemex comenzó en mayo del año pasado. Entonces Feijóo anunció que su Gobierno había llegado a un acuerdo con el gigante mexicano para la participación de astilleros gallegos en la construcción de un total de 14 remolcadores. Siete de ellos se construirían en empresas de la comunidad, mientras que otros siete barcos se montarían en colaboración con empresas mexicanas.

Los 14 remolcadores

El acuerdo supondría una inversión de más de 250 millones de euros, 2,6 millones de horas de carga de trabajo y 2.500 empleos directos e indirectos en el sector de la construcción naval gallega.

En agosto de 2012, el por aquel entonces director general de la petrolera, Juan José Suárez Coppel, acudió a Santiago de Compostela. En una comparecencia conjunta con el presidente de la Xunta, anunció la intención de Pemex de empezar a operar desde el Puerto Exterior de Punta Langosteira, en A Coruña. Quería instalar una planta de mezcla de hidrocarburos. La inversión total de la operación ascendería a 70 millones de dólares, 57 millones de euros, que se abonarían en las dos fases de las que constaba en proyecto.

Tres semanas después, Petróleos Mexicanos entregó a la Autoridad Portuaria de A Coruña un aval de más de 400.000 euros, además de toda la documentación necesaria, incluyendo un proyecto básico de obra y un análisis financiero.

El anuncio de los floteles


Y en septiembre, llegó el anuncio de los deseados floteles. En un acto en el Pazo de Raxoi el consejero delegado de Pemex Internacional, José Manuel Carrera se comprometió el encargo de los dos floteles a Navantia y al astillero vigués de Barreras. La previsión: una inversión de 380 millones de dólares –más de 292 millones de euros-- y carga de trabajo durante dos años para más de 3.000 operarios.

Pasado más de un año, la realidad es que los floteles comprometidos deben ser adjudicados mediante concurso. Pemex anunció este martes que el nombre de los constructores se notificará el próximo 30 de diciembre. Respecto a la planta del Puerto Exterior, su construcción ha quedado postergada a finales de 2016 o ya entrado el año 2017, si bien en un principio se anunció que estaría operativa en 2014 o, como mucho 2015.

El traspiés de Soria

Así, con unas inversiones previstas de 350 millones de euros en Galicia a medio plazo, las polémicas que rodean la construcción de los floteles continuaron un día más este miércoles. El ministro de Industria, José Manuel Soria, realizó unas declaraciones en los pasillos del Congreso de los Diputados en los que aseguraba que Galicia construiría uno de los dos floteles de la petrolera azteca.

Las alarmas saltaron al momento, sobre todo, porque con esas declaraciones, el ministro dejaba en evidencia al propio presidente de la Xunta, que aseguró por activa y por pasiva que existía un contrato para la construcción de los dos buques.

Tanto el propio ministerio como el Gobierno gallego se apresuraron a desmentir las palabras de Soria, al que atribuyeron un error. Los dos floteles se construirán en Galicia, según el Ejecutivo central y el autonómico.

El ministro, que hace unos días se reunió con el secretario de Energía de México, Pedro Joaquín Coldwell, y con el director general de Pemex, Emilio Ricargo Lozaya Austin, asegura que la mexicana tiene el “firme compromiso” de cumplir el acuerdo con la Xunta para que “sean astilleros gallegos los que en parte lleven a cabo la fabricación de los floteles que Pemex Internacional va a encargar para apoyar la labor de las plataformas petrolíferas que tiene en distintas partes del mundo”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad