Pemex, en estado crítico: inicia los despidos en México y la inversión en Galicia se atrasa

stop

CONTRATOS EN JUEGO

Emilio Lozoya, ex director general de Pemex

A Coruña, 25 de febrero de 2015 (00:00 CET)

Pemex está en horas bajas. La dueña del 51% del astillero vigués de Barreras tiene que afrontar un recorte de más de 3.500 millones de euros en su presupuesto por orden del propio Gobierno mexicano. Además, negocia con todos sus contratistas los proyectos en marcha con el objetivo de conseguir precios más ajustados. Muchas de las inversiones previstas por el gigante petrolero se interrumpirán, lo que ha hecho saltar las alarmas en Galicia.

Tanto desde la Xunta como desde el propio astillero aseguran que, de momento no hay novedades, aunque el panorama que pinta Pemex en bien distinto. El digital Praza asegura que Pemex reconoce que si bien, no se cancelará ningún proyecto en marcha --en la actualidad únicamente los dos buques floteles que realiza Barreras y Navantia-- los demás compromisos pendientes quedan "bajo revisión" y lo más probable es que se vayan "ralentizando o demorando" en el tiempo.

¿Despidos masivos?

Un dato semeja clave para entender la crisis que vive Pemex derivada de la caída del precio de petróleo. Los despidos han llegado al gigante paraestatal de Emilio Lozoya, algo que, según los medios locales, era lo que más temía la cúpula de la compañía por la crispación que esta medida lavantará.

Según informan los medios aztecas, esta semana se anunció el despido a 40 trabajadores "de confianza" de la refinería de Salamanca, en México. El argumento para jutificar las salidas es el recorte salarial obligado por el Gobierno de Peña Nieto.

Críticos con el sindicato de Pemex, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, aseguran que la intención de la petrolera es dejar en la calle en los próximos meses hasta un total de 60.000 trabajadores.

Base en Punta Langosteira

A la vista del calado de los recortes emprendidos, las alarmas se ha disparado en la comunidad. Pemex no sólo había comprometido nuevos encargos al naval, más allá de los floteles, sino que proyectaba poner en marcha en el Puerto Exterior de A Coruña una terminal que funcionase como base de operaciones de la multinacional en Europa. Con retraso acumulado, las previsiones pasaban ya, antes de la crisis de la azteca, porque la puesta en marcha se iniciase el próximo año o incluso en 2017.

Este martes, el conselleiro de Economía, Francisco Conde, aseguró a los medios que los recortes anunciados por la petrolera "no afectan" a su situación en Barreras. Sin embargo, concedió que la actual situación económica hará que tanto Pemex como otras empresas "se replanteen determinadas inversiones".

Por el momento, lo que también parece paralizado es el astillero que la petrolera pretendía levantar en México para poder adoptar la tecnología de Barreras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad