Pemex destituye al director general que compró Barreras

stop

Una orden presidencial fulmina a Emilio Lozoya, máximo responsable de la petrolera cuando encargó los floteles a Navantia y al astillero vigués

Emilio Lozoya, ex director general de Pemex

en A Coruña, 09 de febrero de 2016 (13:13 CET)

La crisis de Pemex se ha llevado por delante a su director general, Emilio Lozoya, el alto cargo que condujo a la petrolera mexicana hacia Galicia, para hacerse con la mayoría accionarial de Barreras y encargar dos floteles a Navantia y al astillero vigués.

La idea de Pemex era construir más buques en Galicia y transferir tecnología y know how hacia sus astilleros en México, pero se ha encontrado por el camino con la caída de precios del crudo y con una deuda que ya se considera insostenible, toda vez que el Gobierno mexicano ha anunciado un plan de rescate y despidos masivos en la compañía.

En este contexto, la salida de Lozoya se daba por supuesta y se confirmó este martes a través de una orden presidencial. El directivo había ocupado cargos en Banco de México y FMI y pasó por el consejo de OHL, la constructora de Villar Mir.

Los anclajes con Galicia ya se habían aflojado con el relevo de Carrera Panizzo, director general de PMI que negoció la compra del astillero vigués.

El relevo

El elegido para ocupar su silla es José Antonio González Anaya, economista con la ingente tarea de sacar al gigante del pozo en el que se encuentra y reconstruir las deterioradas relaciones con el Gobierno, sobre todo, con las carteras de Hacienda y Energía.

Los medios mexicanos destacan de González Anaya su larga trayectoria en el sector público y lo describen como un economista más completo, más técnico, acostumbrado a cuadrar cifras desde la Hacienda la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas, que dirigió entre 2006 y 2012, y que requiere conjugar las sensibilidades de los 32 gobernadores del país.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad