Pemex despide a la auditora de confianza de García Costas en Barreras

stop

EXAMINARÁ LAS CUENTAS DE 2014

José García Costas, presidente de Barreras

Vigo, 21 de abril de 2015 (00:00 CET)

La petrolera Pemex, propietaria del 51% de Hijos de J. Barreras, ha procedido a la revocación del cargo de auditora en el astillero gallego, que hasta ahora recaía en la modesta firma Eudita-Auditec Técnicos Auditores SL, sustituyéndola a renglón seguido por el gigante KPMG. Según ha podido saber este medio, el nuevo fichaje y cambio de proveedor contable, realizado hace ya unas semanas, tendrá como misión principal la de examinar las cuentas de 2014.

La multinacional contable, recientemente nombrada por el gigante energético mexicano, ha sido durante muchos años la firma de confianza de la sociedad paraestatal americana a la hora de verificar sus números anuales, e incluso varios de sus más importantes altos directivos en activo han trabajado en las filas de la auditora antes de incorporarse a la paraestatal americana. Este es el caso de su antiguo consejero dominical en Repsol, antes de la venta de su participación accionarial a mediados del año pasado.

Situación concursal

El astillero vigués había previamente contratado para verificar sus cuentas del pasado ejercicio a una firma local. Para contextualizar este cambio de empresa, es preciso tener en cuenta que Hijos de J. Barreras salió judicialmente de su situación concursal --a la que accedió en 2011 con un pasivo de unos 74 millones de euros-- a mediados de 2014, según un auto dictado el 22 de julio de ese año por el juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, con sede en Vigo.

La salida forzada de Eudita-Auditec, según consta su anotación en el Registro Mercantil, se produce después de que en su análisis de las cuentas de 2013 promoviese varias regañinas a la gestión contable del astillero gallego, a pesar de que este presentase a final de año un beneficio de 4,3 millones de euros, gracias, en realidad, a las bases imponibles negativas.

Puntos oscuros

En el citado análisis, la consultora gallega, y así lo relató en su examen, fue incapaz de verificar la depreciación de las instalaciones y la maquinaria, las garantías de cobro de un depósito de 3 millones de euros que figura como reservas del astillero, y tampoco el cómputo de costes laborales de la plantilla.

La auditora Eudita-Auditec, con sede en Vigo, todavía es, paradójicamente a pesar del puntual desencuentro con H.J. Barreras, la empresa de confianza del actual presidente del astillero, José García Costas. Dos de sus otras compañías, en concreto Baliño y Mecanasa, ambas del sector de construcción naval, la mantienen como su evaluadora contable de referencia desde hace años, según figura en el Registro Mercantil.

Alegaciones

La actual Ley de Sociedades de Capital establece que la duración inicial de la designación de la auditoría, si es obligatoria en función de los parámetros de tamaño de la compañía, es por un período mínimo de tres años, con un máximo de nueve anualidades, siempre renovables. Siempre que se varíe esta cronología trienal, la revocación de la auditora debe resultar por "justa causa", un terreno tan movedizo como proceloso en el que ni cliente ni auditor suelen entrar jamás.

KPMG es la histórica auditora de confianza de Pemex. Entre 2007 y 2012 analizó las cuentas de la paraestatal, y después se ha preocupado periódicamente de ir enviando mensajes tranquilizadores sobre la actividad de la compañía, situada entres las seis mayores petroleras del mundo, a pesar de su elevado endeudamiento y su estructura excesivamente estatificada.

Antecedentes

En la actualidad, este trabajo de auditoría lo hace, desde 2013, BDO, pero, al parecer, sin solución de continuidad. Con todo, el que fue consejero de Pemex en Repsol antes de la venta de su participación del 7,86% en junio de 2014, de la que la petrolera sacó unos 2.000 millones de euros, Arturo Enríquez Autrey, fue un antiguo alto cargo de KPMG en México.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad