Pemex decide el futuro de Navantia

stop

Este lunes se falla la adjudicación del concurso internacional de la petrolera para dotarse de dos floteles

Manifestación de trabajadores de Navantia en Santiago de Compostela | EFE

28 de diciembre de 2013 (23:34 CET)

Este lunes se terminan los interrogantes. Es la fecha en la que se fallará la adjudicación del concurso internacional organizado por Pemex para dotarse de dos buques hotel flotantes.

A esta operación concurren tanto el astillero vigués Barrerras, como Navantia Ferrol. Ambos bajo el auspicio de PMI, filial de la petrolera. Compiten contra ocho empresas mexicanas, pero sus posibilidades son muchas, como así han reconocido los propios directivos de Pemex.

Barreras tiene barco asegurado


Conseguir amarrar la construcción de uno de los dos buques se antoja crucial para la empresa de construcción pública presidida por José Manuel Revuelta. El encargo de Pemex es una de las patas sobre las que pivota su nuevo plan de trabajo.

La realidad es que los dos floteles en liza, Barreras tiene uno asegurado. La petolera mexicana tiene un 51% de su capital y, si fuera necesario, podría recurrir a la adjudicación directa. Pero, ¿qué pasará con Navantia?

El pasado 16 de diciembre, el número dos de Pemex, Carlos Roa, visitó el astillero vigués presidido por José García Costas. El ejecutivo admitió que si en el concurso PMI obtenía el primer lugar, se construirían en Galicia los dos floteles. Uno en Barreras y otro en Navantia. Sin embargo, en caso de que la propuesta de la filial quedase en segunda posición, sólo habría un encargo. Y ese se realizaría en el sur de la comunidad.

La construcción del flotel generaría carga de trabajo para unas 500 personas en los astilleros ferrolanos en su momento álgido.

La segunda en términos económicos

Este fin de semana, los trabajadores preferían ser cautelosos. “Es un contrato público, y hasta que esté adjudicado no se puede dar por hecho”, indicó Ignacio Naveiras, del comité de empresa. “De momento, la oferta de Navantia es la segunda en términos económicos”, añadió, recordando las palabras de Roa.

Fuentes de Pemex reconocen que Navantia tiene muchas opciones, al ir su propuesta de la mano de la filial PMI. No obstante, resaltan que se tendrá en cuenta tanto el coste como la eficiencia que ofrezcan las empresas candidatas para la construcción de estas estructuras, que tienen como destino el alojamiento de las más de 17.000 personas que realizan trabajos de explotación de yacimientos en el mar.

Encargo turco

Por otro lado, el comité de empresa de Navantia Ferrol ha calificado de “positivo” que Turquía haya seleccionado al equipo formado por la empresa naval pública española y el astillero turco Sedef para el diseño y construcción de un buque LHD, similar al Juan Carlos I de la armada española, y cuatro lanchas de desembarco.

No obstante, los representantes de los trabajadores son claros. El contrato “no aportará” carga de trabajo al astillero ferrolano.

Navantia transferirá tecnología


Aunque se ha anunciado que el acuerdo supondrá la creación de 800.000 horas de trabajo, el LHD se construirá en astilleros locales de Turquía, por lo que a Navantia le correspondería la transferencia de tecnología, apoyo técnico y trabajo principalmente de ingeniería.

En este sentido, Naveiras ha recordado que no servirá para dotar de carga de trabajo a "la mayor parte de actividades que se desarrollan en el astillero" de Navantia Ferrol y Fene "de manera física", como electricidad o aceros, y en donde se genera la mayor parte del empleo y del trabajo para la industria auxiliar.

Gas Natural

Navantia también tiene opciones de hacerse con el contrato de construcción de un quinto buque metanero de Gas Natural, después de que los otros cuatro iniciales se los llevasen astilleros asiáticos. No obstante, diversas fuentes apuntan a que, de hacerse la empresa pública con este encargo, el grueso de la construcción iría a parar a las gradas de los astilleros gaditanos, y no a los de Ferrol.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad