Pemex avisa a Sacyr: si vende ‘repsoles’, no hay acuerdo

stop

“Si Sacyr no mantiene su posición en acciones en Repsol no hay nada que votar juntos”. El director general de Pemex presiona a Del Rivero para que no venda una parte de petrolera dentro del proceso de refinanciación

Luis del Rivero y Antoni Brufau en la junta de accionistas de Repsol -YPF

13 de octubre de 2011 (11:04 CET)

Petróleos Mexicanos (Pemex) le ha lanzado un mensaje muy director a Luis del Rivero, presidente de Sacyr Vallehermoso. Su director general, Juan José Suárez Coppel, ha asegurado que “la operación –en referencia a la sindicación de acciones entre ambas compañías para ganar peso en la toma de decisiones- financiera no nos la puede tirar Repsol”. Cuestinado sobre quién sí puede echarla abajo, asegura que “bueno, si Sacyr no mantiene su posición en acciones no hay nada que votar juntos, pero no pasa nada; no perdemos nuestras acciones”.

Las declaraciones de Suárez Coppel al diario mexicano La Jornada supone un serio aviso al grupo español, que trata de sacar adelante la refinanciación de los 4.900 millones de euros que le quedan por pagar del crédito que le permitió comprar el 20% de Repsol en 2006. Algunos de los bancos acreedores exigen a Sacyr que venda alrededor de un 5% de su paquete en la petrolera para reducir su endeudamiento y facilitar la prórroga del préstamo.

Una posibilidad que Pémex, que junto a Sacyr controla el 29,9% del capital de Repsol, no contempla. Y lanza un nuevo aviso cuando se le pregunta por cómo afecta la inversión en Repsol a los planes de expansión del grupo: “Requerimos mayor inversión en México. Si la única alternativa es vender Repsol, mañana la vendemos. Repsol es útil para Pemex, es una inversión rentable porque hay muchas oportunidades de colaboración, nos permite ver desde adentro la operación de una empresa global. De invertir en Repsol a hacerlo en Chicontepec, toda la vida preferiríamos Chicontepec. Pero no tiene que ser uno o lo otro”.

Por lo tanto, ¿empieza a cambiar de posición el grupo mexicano? Suárez Coppel realiza varias afirmaciones que pueden resultar contradictorias. Tras afirmar que la operación de sindicación de la participación con Sacyr “es irreversible”, asegura que “no estamos apostando a una salida de enfrentamiento” y lanza un mensaje conciliador cuando dice que “hemos hablado con los demás accionistas para hacerles ver que nuestro plan implica que nos vaya bien a todos, que tengamos una visión común y mejore el desempeño de la empresa”.

No obstante, se mantiene en sus trece en la necesidad de mejorar la gestión del grupo. Una de las grandes reivindicaciones de Pemex y Sacyr es introducir en Repsol la figura del consejero delegado. “Desde que entró la actual administración de Repsol, en 2005, el valor de la acción prácticamente no se ha movido, mientras las petroleras internacionales han aumentado su precio en más de 20%”.

“Se debería haber informado”

Aunque Suárez Coppel asegura que “No tenemos duda de la legalidad de cómo se hizo la operación. No teníamos obligación de pedir autorización”, el ejecutivo de Pemex reconoce que a la vista de “las consecuencias que hemos visto en medios, la visibilidad y demás, implican que se debería haber informado”.

Sobre el valor estratégico de su 9,6% en el capital de Repsol, el director general de Pemex habla claro. “La operación en Repsol sirve para dar valor a Pemex. No es dinero tirado a la basura, no es inversión para ver qué nos da. Estamos invirtiendo en un activo líquido, que nos paga un dividendo que alcanza más que a cubrir el costo de la deuda”. Y hace referencia a un beneficio adicional que “no puede medirse en metálico. Hay un gran potencial de colaboración, menciona. Se tratade ganar en ideas, tecnología, capacidad de ejecución y de gestión”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad