Pemex adjudicará los floteles la víspera de la reunión del consejo de Repsol

stop

La petrolera mexicana podría estar maniobrando para colocar a un hombre de confianza en el comité de dirección de la española

Luis Saavedra

Revuelta, a la izquierda, al lado de representantes del astillero gallego Barreras, la SEPI y Pemex, además del presidente Núñez Feijóo | EFE
Revuelta, a la izquierda, al lado de representantes del astillero gallego Barreras, la SEPI y Pemex, además del presidente Núñez Feijóo | EFE

22 de enero de 2014 (22:15 CET)

La petrolera mexicana Pemex prevé adjudicar los contratos para la construcción de dos buques hotel tan solo 24 horas antes de que se celebre, el próximo 29 de enero, el consejo de administración de la española Repsol, de la que la multinacional norteamericana posee poco más del 9%. La proximidad de ambas fechas ha despertado todo tipo de cábalas entre el sector a respecto del proceso de adjudicación de los buques.

A principios de año, y tras cuatro convocatorias fallidas, Pemex señaló el día 28 como la fecha para anunciar a los contratistas de sus dos naves. Por parte española son firmes candidatos a esta adjudicación, por valor de unos 450 millones de euros, los astilleros gallegos Barreras (propiedad de Pemex) y Navantia Ferrol.

Comité de dirección de Repsol

Fuentes del sector explicaron a Economía Digital que la proximidad cronológica forzada por Pemex para la adjudicación o no a empresas gallegas del megacontrato naval un día antes de la reunión del consejo de Repsol, podría tener como objetivo final tratar de “ampliar el punto de vista de la petrolera española sobre las relaciones bilaterales”. Por un lado, el grupo azteca está dispuesto a favorecer a empresas nacionales con contratos navales pero, por el otro, reclama situar a un ejecutivo leal en el comité de dirección de la multinacional española.

Este órgano está compuesto por el presidente ejecutivo Antonio Brufau, un consejero-secretario general y cinco directores generales en campos específicos, así como otros dos con este mismo rango que cuelgan jerárquicamente del director general de Negocios.

Un vocal


Pemex ya cuenta en este momento con un vocal en el consejo de Repsol, el economista Arturo Henríquez Autrey. Con todo, no ha habido confirmación oficial de este movimiento, que podría no ser el último de la guerra desencadenada por la compañía que dirige Emilio Lozoya.

Las tan cercanas citas en las agendas de ambas compañías, aunque aparentemente por motivos dispares (la adjudicadicación de dos barcos y el consejo de Repsol), se contextualizan en un movimiento que pretendería, según las fuentes consultadas, promover un posible cambio en la dirección a nivel ejecutivo de la petrolera española una vez que se haya concedido el contrato a las firmas gallegas. Se desconoce, no obstante, si el objetivo final de Pemex es, en su caso, proponer el nombramiento de un director general que supervise a los cinco actuales, sumar un directivo con atribuciones ejecutivas a la par que los anteriores o sustituir por un hombre de confianza a uno de los ejecutivos del actual septeto.

Por otro lado, fuentes de Repsol aseguran que la reunión del consejo de administración del próximo día 29 forma parte del calendario “planificado y habitual” de la compañía, puesto que estos cónclaves se efectúan siempre los últimos miércoles de cada mes, como es el caso. Sobre la hipotética maniobra de Pemex, resolvieron que “no merece ni un comentario”.

Interés de las admninistraciones


La posibilidad de que Pemex pueda estar jugando una última baza, con los buques de por medio, para propiciar movimientos en la cúpula directiva del grupo energético incumbe a muchas más partes que a la petrolera española y a la mexicana. El órdago tendría, además, como actores en la sombra al Gobierno central y a la Xunta, enormemente interesados en estas importantes adjudicaciones, dada la debilidad del sector naval. Economía Digital intentó, sin éxito, obtener el testimonio del conselleiro de Economía e Industria.

No es la primera vez que se da una circunstancia temporal como esta. El gigante azteca anunció su entrada efectiva en el capital de Barreras tan sólo un día después de que Repsol desbloquease con el Gobierno argentino el conflicto que mantenían por YPF.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad