Pemex abre sus proyectos a la empresa privada ante la falta de liquidez

stop

Gobierno mexicano y petrolera buscan socios para abaratar las extracciones y cumplir con el recorte previsto de 1.250 millones

Emilio Lozoya, presidente de Pemex, ante la prensa mexicana | EFE

A Coruña, 06 de febrero de 2015 (02:20 CET)

El dueño de Barreras está en fase de ajuste. Pemex anunció un recorte de 1.255 millones de euros en sus inversiones la pasada semana, que afectará directamente a la contratación de bienes, servicios, arrendamientos y obras públicas. Pero la contención de gasto también castigará a los proyectos extractivos de la petrolera. El Gobierno mexicano y la compañía estudian aumentar el número de perforaciones a desarrollar en colaboración con empresas privadas. Un mecanismo que permitiría abaratar costes y cumplir con el ajuste previsto.

Precisamente, la previsión con la que trabaja la petrolera es identificar aquellos campos más complejos técnicamente y con más requerimientos presupuestarios para explotarlos con el apoyo de capital privado, informa El Universal. Se sumaría así a los 10 ya contemplados en la reforma energética mexicana para que Pemex desarrolle en colaboración con otras empresas.

La competitividad de Pemex, en juego

Las nuevas medidas de ajuste, que también afectarán a la plantilla, se producen con los números de la compañía a la baja. En los nueve primeros meses de 2014 acumuló pérdidas por valor de 9 millones de euros, muy por encima de los números rojos de 5 millones del mismo periodo del año anterior.

Entre los pozos que, previsiblemente, se abrirán a la entrada de empresas privadas estarán algunos de los proyectos clave de la petrolera, como aquellos de donde se obtiene la producción diaria de hidrocarburos.

Más recortes

¿Preocupante para Barreras? De entrada, la más afectada por el ajuste será la filial Pemex Exploración y Producción, la que se encarga de la perforación y explotación de pozos. Pero lo cierto es que Pemex también dio algún bandazo en el sector naval.

El pasado octubre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México suspendió, por lo menos hasta 2016 la compra de la una Unidad Flotante de Producción (un buque denominado FPSO). Además, canceló otro que la petrolera había solicitado. El coste total de ambos ascendía a 1.672 millones de dólares (sobre 1.300 millones de euros).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad