Pego, García de Paredes... Los directivos que hundieron las cajas se "exilian" en Madrid

stop

Otros ejecutivos de primera línea de la malograda Novacaixagalicia, como Francisco Zamorano, Rodríguez Estrada y Jesús Senra, rehacen su vida y sus negocios desde la capital de España

X.R.M.

Pego (a la izquierda), Rodríguez Estrada y García de Paredes en el banquillo de los acusados por el juicio de las indemnizaciones millonarias de NCG
Pego (a la izquierda), Rodríguez Estrada y García de Paredes en el banquillo de los acusados por el juicio de las indemnizaciones millonarias de NCG

en A Coruña, 20 de noviembre de 2015 (01:19 CET)

En plena crisis de las preferentes, alguien gritó a las puertas de las antiguas cajas, convertidas ya en Novagalicia Banco, que a los directivos que protagonizaron el mayor fiasco de la historia financiera de Galicia les iba a costar volver a pasear tranquilamente por las calles de A Coruña o Vigo. Y no les faltaba razón. Gran parte de los protagonistas de la malograda fusión de Caixa Galicia y Caixanova, primero, y la quiebra de Novacaixagalicia, después, se han trasladado a residir a Madrid. Algunos, con trabajo estable. Otros, no.

Dos de los hombres clave en la fusión de ambas cajas y que ocuparon la primera línea del banco una vez nacionalizado, ya con José María Castellano en le presidencia, viven actualmente en Madrid. Es el caso de José Luis Pego, sin ocupación conocida, que se ha trasladado con su familia a la capital de España. Otro tanto le sucede a Javier García de Paredes, que, como abogado, ha abierto despacho en Madrid. Ambos han sido procesados por el cobro de indemnizaciones millonarias.

Despachos e inversiones

García de Paredes quedó finalmente absuelto, sin que haya mostrado intención de devolver su indemnización, unos 5,6 millones. Al margen de devolver el dinero, unos 7,7 millones, José Luis Pego ha sido condenado a dos años de cárcel, y la inhabilitación especial para el empleo durante el tiempo de la condena. Otro de los condenados, el octogenario Julio Fernández Gayoso, expresidente de la caja fusionada, dirige su defensa jurídica desde Vigo, donde mantiene su residencia.

Otros de los condenados, Óscar Rodríguez Estarda, fiel a Gayoso y en su día director de la oficina de integración de las cajas, dirige sus inversiones desde Madrid, a través de la firma patrimonial Xaceban Inversiones. Su fuerte es la promoción inmobiliaria. Otro de los responsables de la fusión, Francisco Senra, abogado, y ex director de la asesoría jurídica y en su día secretario del consejo de Caixa Galicia, también desarrolla su actividad profesional en la capital de España.

Finanzas e inmuebles

Todavía hay más. Francisco Zamorano, inspector en excedencia del Banco de España y en su momento responsable de riesgos de Caixa Galicia y del banco malo de Novacaixagalicia, se ha afincado en Madrid, como director de operaciones de la firma Aktua Soluciones Financieras. Zamorano ha sido multado recientemente por el propio Banco de España, donde trabaja un hermano suyo, con apenas 15.000 euros por una falta que el supervisor califica de "muy grave", que corresponde a su etapa al frente de Tasagalicia, la tasadora de Caixa Galicia.

De la división inmobiliaria se encargaba Goyo Gorriarán Laza, otro de los condenados por las indemnizaciones millonarias. El ejecutivo, que ha retomado negocios del ladrillo a través de varias sociedades patrimoniales, ha establecido una triangulación geográfica de sus negocios, que pivotan sobre Madrid, Vizcaya y Vigo. Y el más esquivo en la quiebra de las cajas, José Luis Méndez, ex de Caixa Galicia, continúa frecuentando Pontedeume, donde tiene su residencia oficial, pero también a salto entre Madrid y Mallorca.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad