Pardiñas cierra su edición más multitudinaria sin poder pagar actuaciones

stop

La organización indica que tardará unos tres o cuato meses en saldar todas las deudas

Festival de Pardiñas, en Guitiriz

07 de agosto de 2012 (00:59 CET)

La trigésimo tercera edición del Festival de Pardiñas, en Guitiriz, ha sido la más multitudinaria que se recuerda. Más de 25.000 personas pasaron por el evento que se celebró los pasados 4 y 5 de agosto. Sin embargo, también ha sido la edición más marcada por la crisis. Los organizadores aseguran que el festival les ha provocado “un bache económico”.

El festival de Pardiñas comenzó a celebrarse en la década de los 80, siempre bajo la organización de la Asociación Cultural Xérmolo, de Guitiriz. Con los años, junto al festival de Ortigueira, se ha convertido en uno de los referentes músico-culturales del verano gallego.

Este año la gente ha acudido en masa a Pardiñas, pero el gasto que han hecho no ha sido suficiente. El coordinador de la agrupación, Alfonso Blanco, reconoció que el presupuesto de 100.000 euros “ha sido muy alto y los ingresos menores porque no es suficiente con la venta de camisetas”.

Recortes hasta en los grupos


Por este motivo, indican que tendrán que acabar de pagar las actuaciones y demás gastos generados por el festival en un plazo de tres o cuatro meses. “Ya teníamos esto pactado con los grupos en previsión”, asegura.

“Lo positivo es que saben que pagamos”, indicó Blanco, que explica que hasta los grupos han tenido que ajustarse el cinturón por la crisis. “Incluso el grupo vasco de Kepa Junquera ha tenido que hacer recortes”, indica.

Con el fin de conseguir los fondos necesarios para el pago de las actuaciones, Xérmolos editará libros y artículos relacionados con los aspectos o las personas que participaron este año.

Las gastronomía aguanta

Si bien la mayoría de los festivales de música están sufriendo la crisis --y esperan hacerlo más con la subida del IVA-- las fiestas gastronómicas están aguantando el tirón. Un buen ejemplo es el balance económico de la Fiesta del Albariño de Cambados (Pontevedra).

Más de 85.000 botellas se vendieron en las casetas de degustación de vino de origen Rías Baixas por las más de 40 bodegas de la localidad entre el 31 de julio y el 5 agosto.

El alcalde de la localidad, Luis Aragunde, expresó este lunes su “satisfacción” por comprobar que, en el balance global, estas jornadas de exaltación vitivinícola mantienen las cifras de consumo y la participación de años anteriores “a pesar de la crisis”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad