Panrico inicia el período de consultas para el cierre de la planta de Santiago

stop

Los trabajadores esperan la mediación de la Xunta para salvar los puestos de trabajo

Antigua fábrica de Donuts en Santiago

30 de julio de 2012 (17:07 CET)

La dirección de la planta de Panrico en Santiago y los representantes de los trabajadores han vuelto a reunirse este lunes para iniciar formalmente el período de consultas para el cierre de la factoría, que en principio está marcado el 31 de agosto.

En el encuentro se ha producido la entrega de la documentación, que ahora estudiarán los servicios jurídicos y económicos de los sindicatos antes de volver a citarse con los directivos, a partir del 20 de agosto.

El responsable de la federación agroalimentaria de CCOO, Francisco Villar, asegura que, por el momento, no hay novedades en las negociaciones. El interés de la plantilla, compuesta por unas 100 personas, sigue siendo que la actividad continúa bajo la responsabilidad de Panrico, una propuesta que se antoja complicada teniendo en cuenta el plan de ajustes que ha iniciado la empresa de pan de molde y bollería industrial.

Xunta y ayuntamiento

Los trabajadores insisten en la necesidad de que la Xunta y el ayuntamiento de Compostela medien en la situación para salvar los puestos de trabajo.

En un encuentro con responsables del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape), Vilar ha indicado que el organismo se comprometió a “mantener el tejido industrial de la comarca”.

Sin embargo, a la espera de contactos entre Panrico y la Xunta o entre Panrico y algún posible comprador, el grupo plantea un expediente de regulación de empleo de suspensión con indemnizaciones de 30 días por año trabajado y un máximo de 24 mensualidades, al margen de una recolocación “puntual”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad