Panrico cerrará su recapitalización a finales de noviembre

stop

SUPERAR LOS NÚMEROS ROJOS

Joan Casaponsa, nuevo consejero delegado de Panrico

04 de octubre de 2011 (19:43 CET)

Panrico quiere superar lo antes posibles los números rojos que dejó en la empresa Apax Partners en el verano de 2010, cuando admitió que no podía hacer frente a la deuda contraída en 2005 al comprar el grupo por 1.000 millones de euros. Un año después, la compañía está a punto de cerrar una ronda de recapitalización que, según fuentes cercanas a los órganos de gestión, saneará su caja y le permitirá afrontar nuevos retos en el futuro. Aseguran que tendrán un nuevo accionariado más concentrado a finales de noviembre.

Cerraron el último ejercicio fiscal con unas pérdidas de 229 millones de euros, el 53% más que en el año anterior. En ese momento, el fabricante de bollería estaba controlada por la sociedad Bake Holdco 4 SA, formada por los bancos acreedores que financiaron al fondo de capital riesgo y que controlaba el 80% de la empresa. El 20% restante estaba en manos de otro fondo, Oaktree Capital, que las mismas fuentes estiman que en un mes se convertirá en el accionista mayoritario de Panrico.

Asimismo, se espera que consolide su posición el segundo gran inversor del grupo, el banco ING. El resto de acciones están en manos de minoritarios. De hecho, desde la cúpula se repiten las quejas sobre la excesiva atomización de la sociedad. Una situación a la que ahora quieren dar carpetazo.

Nuevo consejero delegado

En noviembre Panrico no estrenará sólo un nuevo accionariado. A principios de mes, Joan Casaponsa asumirá la dirección del grupo en sustitución de César Bardají, quien ha estado casi un año al frente de la compañía y la abandonará en enero. Fuentes de Panrico afirman que se trata de una salida pactada y que se hará un traspaso de poderes “ordenado” entre ambos directivos.

Por otro lado, mantienen que la salida de Bardají se da por lógica empresarial: “Hay un nuevo plan estratégico en la compañía y ya ha cumplido su tiempo en la gestión”. Para dar el cambio de rumbo se ha buscado un consejero delegado “especializado en el gran consumo y con conocimiento de las grandes marcas de Panrico”.

Y es que Casaponsa, que hasta la fecha era el presidente ejecutivo del grupo óptico Indo, fue anteriormente vicepresidente del negocio de galletas Kraft y primer ejecutivo de United Biscuits para el Sur de Europa, entre otros cargos en empresas del sector. Este último grupo es, precisamente, el que vendió a Panrico marcas como Chiquilín, Princesa, Marbú o Artiach. Será ratificado en el consejo de administración de Panrico, que se celebrará a principios de diciembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad