Panamá se resiste a ser un "rehén" de Sacyr

stop

El administrador de la Autoridad del Canal insiste en que los sobrecostes no pueden ser aceptados si no estaban incluidos en el contrato

05 de enero de 2014 (20:39 CET)

El conflicto entre Panamá y el consorcio liderado por Sacyr continúa. Mientras el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) justifica los sobrecostes de la obra en problemas geológicos, el administrador del proyecto se resiste a ser el “rehén” de un contratista.

Jorge Quijano, ha insistido este domingo en que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) no va a ceder ante la amenaza de paralizar las obras. El organismo desmiente que el problema se encuentre en una falta de capacidad financiera para hacer frente a los más de 1.100 millones de euros que exige ahora el consorcio del que forma parte Sacyr.

Sobrecostes que no se incluyen en el contrato 


El principal inconveniente, ha asegurado Quijano a la televisión pública panameña, es que estos costes adicionales “no pueden ser aceptados si no están dentro de lo establecido en el contrato”.

Quijano insiste en que la ACP ya ha abonado un 5% más del precio establecido, tal y como marcan algunas cláusulas que permiten ajustes y variaciones en el coste de los materiales, así como del diésel y la mano de obra.

Poner fin al conflicto

El gobierno panameño mediará para que los problemas que ahora existen entre la ACP y el GUPC no frenen definitivamente la obra. La intención de la Autoridad del Canal es seguir con el proyecto e incluso con el mismo contratista. Pero, “nos están arrinconando en una esquina donde no tenemos muchas opciones”, lamenta Quijano.

Ahora, la situación queda en manos de la Junta de Resolución de Disputa, tal y como han aceptado las dos partes del conflicto. En paralelo, la ministra de Fomento, Ana Pastor, se ha trasladado a Panamá, junto al presidente de Sacyr, Manuel Manrique, para abordar el problema. Los encuentros oficiales serán este lunes, pero el acuerdo tendrá que llegar en breve ya que se ha fijado un plazo para hallar a una solución.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, también está dispuesto a viajar a Europa para reunirse con los gobiernos de España e Italia y poner fin a esta situación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad