El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante la presentación de los últimos resultados anuales del grupo. EFE/Fernando Villar

Pallete: un año para acabar copiando a Alierta

stop

José María Álvarez-Pallete nombra consejero delegado de Telefónica pero mantiene el control directo sobre seis directores

Xavier Alegret

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante la presentación de los últimos resultados anuales del grupo. EFE/Fernando Villar

Barcelona, 26 de julio de 2017 (05:55 CET)

El consejo de administración de Telefónica aprueba este miércoles el nombramiento de Ángel Vilá Boix como consejero delegado, el cambio más importante en el rediseño de la compañía liderado por su presidente, José María Álvarez-Pallete. Dicho rediseño estaba pendiente desde abril de 2016, cuando César Alierta dejó la presidencia en manos de su entonces consejero delegado, el propio Pallete. En estos quince meses, el presidente ha ejercido todos los poderes y ahora que reestructura la cúpula, clonará el esquema de Alierta y mantendrá buena parte del poder.

Pallete seguirá como presidente ejecutivo, y como tal, hasta seis directores le reportarán directamente a él, además del chief data officer y el secretario general del consejo de administración, según la información publicada por Telefónica. El nuevo consejero delegado, por su parte, tendrá control directo sobre las cinco operadoras de la compañía (España, Brasil, Hispanoamérica, Alemania y el Reino Unido) y sobre la dirección comercial y la de recursos globales.

Así, seis directores reportarán directamente en Pallete, sin pasar por Vilá: finanzas y control, que recaerá sobre Laura Abasolo, comunicación corporativa y marketing institucional, asuntos públicos y regulación, estrategia y desarrollo corporativo, chief of staff y asuntos públicos de presidencia.

Ángel Vilá, nuevo CEO de Telefónica, se ocupará solo de las operaciones; el resto, para Pallete

Fuentes de Telefónica explicaron que el hecho de que varios directivos reporten directamente sobre el presidente no es nuevo, sino que es un esquema que ya funcionaba con César Alierta como presidente. El esquema es el siguiente: Vilá es una especie de consejero delegado de operaciones, por lo que recaen directamente sobre sus espaldas las áreas que tienen más que ver con el día a día y la operativa de Telefónica. Pallete, como presidente ejecutivo, mantiene el control sobre “todo lo que no es negocio”.

Así, buena parte de los cambios se quedan en rehacer el esquema de Alierta, aunque Pallete también ha aprovechado para simplificar algo la estructura de Telefónica. La compañía unificará áreas de gestión: el global chief technology officer, Enrique Blanco, asumirá el área de sistemas, liderada hasta ahora por Phil Jordan, que no seguirá en la compañía.

Dentro de la simplificación, prescindirá de Telefónica Open Future, que se integrará en el área de innovación, que lidera Gonzalo Martín Villa. También supone la salida de Luis Blasco, presidente de vídeo en España.

Hemeroteca

Telefónica
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad