El presidente de Inditex, Pablo Isla, durante la presentación de resultados | EFE
stop

El presidente de Inditex, Pablo Isla, responde a las dudas de los inversores y asegura que los márgenes apenas caerían sin el impacto del efecto divisa

en A Coruña, 14 de marzo de 2018 (12:38 CET)

Hacía tiempo que Pablo Isla no necesitaba invertir tanta energía en generar confianza sobre el futuro de Inditex, golpeado por un progresivo declive en bolsa desde el segundo semestre del año pasado, ahora acentuado por el batacazo del 28 de febrero de 2018. La progresiva caída de márgenes y el impacto de las ventas online en una compañía con más de 7.500 tiendas físicas repartidas por el planeta están en el centro de las dudas de los inversores, convencidos de que la competencia con operadores online menoscabará la rentabilidad de Inditex.

Antes de que nadie se lo pidiera, el presidente de la multinacional aseguró que llevan “cinco años preparándose para el futuro”, en una defensa del modelo integrado entre tiendas físicas y ecommerce de la compañía.  “Desde el año 2012 empezamos a trabajar para preparar a la compañía para el futuro. Estamos preparados. Hemos modificado el 80% de nuestra superficie comercial”, aseveró Isla.

Los pasos son conocidos. Por un lado, la implantación del sistema de radiofrecuencia (RFID) para el seguimiento de prendas; por otro, la optimización de la red con la apertura de grandes establecimientos y el cierre de locales “importantes en la historia de la compañía” pero que habían perdido la rentabilidad.

El presidente de Inditex, que ingresó 10,7 millones en 2017, expresó su convencimiento de que es el modelo adecuado para la compañía, que por primera vez desveló el impacto de internet en su balance. “La venta online no diluye el beneficio. No tiene márgenes inferiores a la actividad global. Si excluimos el impacto divisa no habría ninguna caída de márgenes en los últimos años”, aseguró.

Isla concluyó explicando que ve recorrido para Inditex en “todos los mercados” y que la complementariedad de modelos, el virtual y el físico, está ya madura, al integrar tanto el stock como la comercialización del producto. La intención es que un cliente pueda comprar en internet un producto que está en la tienda física, y que el usuario de la tienda física pueda comprar online.

A este proceso de integración responde la creación de un nuevo cargo directivo, el director general de operaciones, Carlos Crespo. Isla explicó que es un puesto que “tiene mucho que ver con este enfoque integrado y con la transformación tecnológica del negocio”. Es una figura nueva dedicada al 100% a la integración y al desarrollo tecnológico”, concluyó.

Hemeroteca

Inditex
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad