Antón Arias, expresidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, junto a Jorge Cebreiros y José Manuel Pérez Canal, presidentes de los empresarios de Pontevedra y Ourense / EFE

Ourense y Pontevedra se lanzan contra Arias por la reforma de la patronal

stop

Las organizaciones que lideran Jorge Cebreiros y Pérez Canal rechazan el cambio de estatutos por carecer de consenso y marginar a las sectoriales

Economía Digital Galicia

Antón Arias, expresidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, junto a Jorge Cebreiros y José Manuel Pérez Canal, presidentes de los empresarios de Pontevedra y Ourense / EFE

en A Coruña, 31 de octubre de 2017 (06:00 CET)

Pasan los años y la Confederación de Empresarios de Galicia sigue instalada en la discordia, asumiendo un severo riesgo de que otras organizaciones empresariales ocupen el espacio central que antaño tenía la patronal como referente de los empresarios. Hoy la institución no es capaz de dar un paso sin que se arme un lío. La llegada de Antón Arias a la presidencia, que pretendió activar un periodo conciliador, abrió un cisma todavía no superado con las patronales del sur.

El enfrentamiento quedó patente este lunes cuando las provinciales de Pontevedra y Ourense plantaron un comité ejecutivo trascendental, pues estaba destinado a validar las cuentas y consensuar la reforma de estatutos, un vuelco en la organización que avanzó este medio la pasada semana.

Arias decidió seguir adelante y dar un período de tiempo para que las organizaciones sectoriales hagan las correspondientes aportaciones al documento, que incluye entre otras modificaciones la incorporación de una presidencia rotatoria en la CEG.

Del plantón a las críticas

Esto sucedió por la mañana, sin que Jorge Cebreiros ni José Manuel Pérez Canal, presidentes de las provinciales de Pontevedra y Ourense, acudieran a la cita. Por la noche, ambas confederaciones expresaban su rechazo al cambio estatutario. No fue solamente una postura formal. Ambas aprovecharon para criticar la falta de comunicación y consenso en la forma de operar de la institución.

La patronal ourensana comenzó por desmentir al equipo de Arias. En un comunicado, aseveró que "es radical y absolutamente falso" que haya planteado "ninguna exigencia ineludible, como dice la CEG, para apoyar cambios en los estatutos".

Los empresarios ourensanos alegan que enviaron un documento de trabajo.  "Hace unos días", alega la organización, conocieron la intención de que tal documento fuese debatido en la reunión de la CEG convocada para este lunes. "Ante tal eventualidad, la CEO envió un escrito al presidente de la CEG mostrando su oposición a ese documento sobre la reforma de los estatutos, al considerar que debe ser sometido a una reflexión más detenida, profunda y participada con las organizaciones provinciales y las sectoriales, al objeto de obtener el mayor consenso posible".

Patronal: Ourense cree que A Coruña y Lugo intentan enfrentar con mentiras a Jorge Cebreiros y Pérez Canal , que representan a los críticos con la actual dirección

De hecho, la junta directiva de la CEO ya había rechazado en su reunión del día 25, el borrador inicial aportado por el secretario de la CEG. "Ante la imposibilidad de asistir a la reunión del comité ejecutivo, se le comunicó al presidente de la CEG su rechazo al borrador de reforma estatutaria propuesto", incide.

Por último, la confederación empresarial de Ourense entiende que "atribuirle públicamente una posición que es falsa solo puede responder a una inaceptable estrategia de desestabilización intencionada y calculada con el objetivo de romper la posición común del resto de organizaciones que en absoluto comparten la gestión y rumbo que los actuales gestores de la patronal gallega".

Pontevedra se demarca de la propuesta

En Pontevedra, donde se reunió la comisión permanente de la CEP, tampoco escatimaron críticas hacia Antón Arias. "Es falso que el borrador remitido desde la CEG la semana pasada sea fruto del consenso, ya que la confederación pontevedresa no ha dado su visto bueno en ningún momento ni ha realizado aportaciones", asegura la provincial, que en un comunicado contradice a la patronal gallega e indica que el secretario de Pontevedra no participó en la elaboración de la propuesta de estatutos.

El rechazo de la CEP al borrador se debe a la falta de una adecuada representatividad de la confederación, la drástica pérdida de peso de las organizaciones sectoriales, el total desacuerdo con el modo de elección del presidente por medio de un sistema rotatorio, la no limitación de las delegaciones de voto y la falta de transparencia y claridad al definir la incompatibilidad de cargos por parte tanto del presidente de la CEG como de su secretario general".

"La última reunión del Comité Ejecutivo ha dejado en evidencia la absoluta falta de respeto que el señor Arias tiene, tanto a las organizaciones integradas como a los órganos de Gobierno de la CEG", concluyen los empresarios pontevedreses. Su presidente, Jorge Cebreiros, reprochó que "roza la ilegalidad no convocar la junta directiva para debatir temas tan importantes como la ratificación de los nombramientos o sobre los estatutos con la presencia de las sectoriales"

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad