Juan Miguel Villar Mir cedió la presidencia del Grupo OHL a su hijo, Juan Villar Mir de Fuentes, en la junta del pasado 21 de junio

OHL se hunde un 7,3% tras el varapalo de Moody's

stop

Después de que la agencia rebajase la nota de la constructora los títulos del grupo se anotan una caída acumulada del 23% en lo que va de semana

EFE

Juan Miguel Villar Mir cedió la presidencia del Grupo OHL a su hijo, Juan Villar Mir de Fuentes, en la junta del pasado 21 de junio

Madrid, 17 de noviembre de 2016 (19:50 CET)

Las acciones de OHL se han anotado este jueves la segunda mayor caída de la bolsa española al desplomarse un 7,37% un día después de que Moody's rebajase un escalón la nota de la compañía, que ya estaba en bono basura, y la pusiese en perspectiva negativa por el negocio de ingeniería, de construcción y la deuda.

Desde el pasado lunes, cuando la compañía controlada por los Villar Mir anunció los resultados de los nueve primeros meses del año, los títulos de OHL se han anotado una caída cercana al 23%.

Al cierre de la sesión de este jueves, las acciones del grupo se intercambiaban a 2,60 euros, frente a los 3,37 euros a los que cerraron el lunes y los 2,81 euros de ayer.

Esta nueva caída en bolsa se añade a la que ya sufrió el martes, cuando protagonizó la mayor de todo el mercado (-13,25 %) un día después de anunciar una disminución del 94,4% del beneficio neto hasta septiembre. En lo que va de año, las acciones de OHL se anotan una caída del 50%, situando la capitalización del grupo por debajo de los 800 millones de euros.

Descartada otra ampliación

OHL considera que la rebaja de Moody's es "totalmente desmedida" y descarta llevar a cabo una nueva ampliación de capital adicional a la que ya realizó por 1.000 millones de euros, así como una inyección de capital por parte de su matriz, Grupo Villar Mir.

De hecho espera lograr 300 millones a fin de año con las desinversiones del 40% del proyecto Canalejas de Madrid, los hoteles de Mayakoba en México y otros activos no estratégicos.

OHL insiste en que cuenta con una cartera de construcción saneada, enfocada, y sostenible que no será visible hasta que se terminen los trabajos pendientes de los proyectos de construcción en litigio, lo que llevará entre 18-24 meses, y supondrá a medio plazo una salida de caja máxima de 300 millones. Además, sostiene que estos problemas no se volverán a repetir en el futuro y confía en que la acción se recupere a pesar de la volatilidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad