Ofensiva de Inditex para acabar con el trabajo esclavo de niñas en India

stop

Compañía, sindicatos y agentes sociales preparan visitas a hilaturas de algodón en zonas donde es frecuente la explotación infantil; el objetivo es erradicar la práctica en toda la cadena de suministro de la multinacional, incluyendo las compras de tejido que realizan sus proveedores

El Sumangali recluta generalmente a niñas de castas inferiores y regiones especialmente vulnerables

en A Coruña, 17 de septiembre de 2016 (06:14 CET)

Niñas menores de 16 años que realizan largas jornadas de trabajo con salarios por debajo del mínimo legal y, con frecuencia, sin contrato. Es el resumen de una práctica conocida como sumangali ("mujer felizmente casada" en idioma tamil), adolescentes que trabajan de sol a sol para reunir el dinero que servirá como dote para su casamiento.

Condiciones tan alejadas de la normalidad laboral y legal de occidente han llegado a los departamentos de responsabilidad social coorporativa (RSC) de las grandes compañías textiles que se abastecen allí donde es barato producir, incluída Inditex, que contaba en India con 134 proveedores que utilizaron 219 fábricas de confección y dieron trabajo a 130.000 trabajadores en 2015.

Los proyectos de Inditex

La multinacional gallega inició en 2009 un plan específico sobre su cadena de producción para erradicar el trabajo forzoso así como el de menores y la eliminación y prevención del acoso sexual. Posteriormente, participó junto a otras multinacionales en al menos cuatro proyectos que compartían estos objetivos (TNMS, Freedom Fund, Amco y Swasti).

Ahora amplía la ofensiva a través del Acuerdo Marco Global con IndustriAll Global Unión con visitas en noviembre a fábricas de hilatura del algodón que suministran a proveedores de ropa de Inditex. En las expediciones participa la propia compañía, los sindicatos y agentes sociales.

Los proveedores de los proveedores

El problema no está en los proveedores directos de la multinacional gallega, que pasan auditorías impulsadas por la propia Inditex, sino en el suministro de tejido para estos fabricantes, que, en algunos casos, se abastecen en zonas donde es frecuente el trabajo esclavo de niñas.

Un informe de agosto de este año de Víctor Garrido, sindicalista de CC.OO. y coordinador del Acuerdo Marco Global con Inditex, destacaba que la explotación infantil afecta a 12,6 millones de niñas y niños en India y profundizaba en la práctica del sumangali.

Violaciones y suicidios

En un relato aterrador, explica como las niñas viven aisladas en hostales y dormitorios situados en las mismas fábricas. También como parte de ellas mueren tras ingerir veneno para abortar y perder el bebé que han engendrado tras una violación. En 2015 se produjeron 250 suicidios conocidos entre este colectivo, según el informe.

La serie de visitas incluirá también la inspección a estos hostales, sobre los que se publicó en enero de 2016 un informe que relataba las deplorables condiciones de habitabilidad que sufrían los trabajadores. Fue elaborado por Indian Commitee the Netherlands, constituido por GAWTU -sindicato local-, y CIVIDEP -ONG- de Bangalore.

La evolución del Acuerdo Marco Global

En un informe anterior, como explicó este medio, se había detectado una relación directa entre proveedores de Inditex y fábricas de hilatura que, según manifestaron los proveedores, no aplicaban la práctica del sumangali.

La actual visita a estos centros de algodón (spinning mills) pretende profundizar en esta información y en el trabajo de campo realizado en India por Inditex, agentes locales y sindicalistas de CC.OO. como el propio Víctor Garrido o Isidor Boix, vinculados desde hace años al proyecto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad