Nuevos accionistas en paraísos fiscales irrumpen en el capital de Pescanova

stop

Fidelity International, en Bermudas, se hace con un 1% de la empresa, mientras que Silicon Metals atesora un 5%

14 de marzo de 2013 (17:19 CET)

Los movimientos accionariales en Pescanova no dan tregua, ni siquiera en un día clave como este jueves, en el que se celebra un consejo de administración que puede marcar el nuevo rumbo de la pesquera. Sin embargo,en esta jornada, Fidelity International Limited, un fondo de inversión ubicado en Bermudas pero gestionado desde la ciudad tejana de Kingswood, comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su entrada como accionista en el capital de la multinacional.

El fondo se ha hecho con un 1% de capital de Pescanova a través de la compra de 23.000 acciones y a pesar de la situación actual de la compañía, cuya cotización lleva suspendida dos días por la CNMV. El regulador bursátil le reclama que presente cuanto antes las cuentas correspondientes al año 2012, si no quiere enfrentarse a la apertura de un expediente.

Silicon Metals

La entrada en el capital de Pescanova de nuevos fondos radicados en paraísos fiscales no es algo nuevo. De hecho, tal y como adelantó Economía Digital, al menos dos fondos de inversión norteamericanos notificaron a la CNMV sus posiciones significativas el 18 de febrero, 10 días antes de que la compañía se acogiese al preconcurso de acreedores. La propiedad de uno de estos fondos, Silicon Metals, se reparte entre Delaware e Islas Caimán.

Como si del preludio de una tormenta accionarial se tratase, la firma Silicon Metals Holding notificó en dicho día que controlaba un 5% del capital de la compañía pesquera, y también hizo lo propio el que ahora es otro accionista significativo, Capital Research and Management Company, con otro 3,4%. El capital de la compañía con sede en Chapela, muy repartido al controlar directamente Fernández de Sousa, el presidente, un 14,4%, frente a los consejeros díscolos (Demetrio Carceller y Luxempart suman un 12%), propicia que cualquier movimiento pueda ser desequilibrante en cuanto al reparto de fuerzas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad