Una de las naves de Unipost en Madrid. ED

Nuevo hachazo de Unipost: cierra tres delegaciones en Galicia

stop

Unipost activa la segunda fase del ERE, que contempla 359 despidos y el cierre de 24 centros, entre ellos los de Pontevedra, Ourense y Santiago de Compostela

Barcelona, 24 de enero de 2018 (14:03 CET)

Unipost sigue con su plan de recortes. Con apenas tres semanas de margen para encontrar un comprador y después de despedir a 560 trabajadores, la compañía de servicios postales, en concurso de acreedores desde julio, activa la segunda fase del expediente de regulación de empleo (ERE) para los 2.200 empleados que tiene en plantilla.

De este modo, 359 personas abandonará la empresa una vez el juez apruebe el recorte. El objetivo de la empresa, explican fuentes internas, es que los despidos se produzcan antes de concluir el mes de enero. La firma de la familia Raventós quedaría con una estructura de unos 1.000 asalariados.

Las salidas también comportarán el cierre de 24 delegaciones. Fuentes de Comisiones Obreras desgranan las diferentes las clausuras que afectarán a los centros de Nou Barris (Barcelona), Valls, Cambrils, Barberá del Vallés, Alicante, Castellón, Ciudad del Transporte (Huesca), Caspe, Calatayud, Cuarte de Huerva, Soria, Pontevedra, Ourense, Santiago, Getafe, Leganés, Alcalá de Henares, Majadahonda, Puerto de Santamaría, Cádiz, Badajoz, Granada y Lucena.

Pablo Raventós, fuera del ERE

A pesar de las demandas de los sindicatos, el consejero delegado de la compañía de servicios postales, Pablo Raventós, elude por completo el ERE. Con un sueldo de 34.000 euros mensuales, se niega a rebajárselo a pesar de las peticiones realizadas por el administrador concursal –en manos de Jausas Legal–. “Hasta que no se entre en fase de liquidación, no se puede tomar el control real de la empresa”, señalan fuentes inmersas en el procedimiento.

Los empleados han puesto el grito en el cielo. El sindicato CGT lamenta que el directivo no estuviera incluido en la primera fase del ERE o su sueldo haya sido suspendido “siendo uno de los salarios más importantes de toda la empresa”. Hasta que la compañía no entre en liquidación, el administrador no podrá realizar el recorte. Y todavía faltan, al menos, 50 días para que eso ocurra.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad