Nuevo cisma en la patronal con el bloqueo a los presupuestos

stop

El lunes se llevan al comité ejecutivo de la CEG las cuentas de 2014 y 2015, todavía sin consensuar, y con A Coruña y Lugo en contra de su aprobación

Núñez Feijóo y Fernández Alvariño en primer plano. Al fondo, Antonio Fontenla

en A Coruña, 10 de abril de 2015 (03:07 CET)

Este jueves se ha reunido la comisión de economía creada en la Confederación de Empresarios de Galicia para sacar adelante los presupuestos de este año y la aprobación de las cuentas de 2014, que fueron tumbadas en la Asamblea Xeral, el máximo órgano de decisión de la CEG, el año pasado y continúan, desde entonces, empantanadas. El encuentro sirvió para que las provinciales pidieran aclaraciones sobre algunos puntos del balance, para debatir durante más de dos horas y poco más. Las posiciones de cada provincial están definidas y el próximo lunes las manifestarán en la reunión del comité ejecutivo, que debería servir para dar vuelo a las cuentas y llevarlas de nuevo a la Asamblea Xeral para su aprobación definitiva.

Pero todo apunta a que no será así. Las provinciales de Lugo y A Coruña, informan fuentes empresariales, se posicionarán en contra, lo que, si no hay cambios de postura de última hora, evidenciará nuevamente las diferencias de criterio entre las confederaciones del norte y del sur. Con esa discrepancia inicial, lo lógico es que las cuentas no pasen del comité ejecutivo, un órgano que congrega a los cuatro presidentes de las provinciales además de al presidente de la CEG, y se reúna nuevamente la comisión de economía para buscar un consenso todavía lejano.

Dos años en el aire

El deseo de Alvariño era dejar zanjado el asunto en el primer trimestre del año, pero las elecciones a la patronal pontevedresa fueron retrasando los encuentros de la comisión, presidida por Luis Nóvoa, el expresidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra. En la reunión de este jueves, convocada por el propio Nóvoa, se plantearon propuestas procedentes de las provinciales. El sector más crítico no aclara mucho sobre los puntos controvertidos del presupuesto, se limita a señalar, segun las mismas fuentes, que hay un problema de gasto.

Algo paradójico, pues Alvariño siempre ha defendido un adelgazamiento a conciencia de la CEG. Los presupuestos para este curso, que fueron rechazados por la Asamblea Xeral el pasado año, ascendían a 3,5 millones de euros, 1,1 millones para gastos de estructura y el resto para ejecución de programas. Antonio Fontenla en su último año en la presidencia de la patronal dispuso de un presupuesto de 7,1 millones, principalmente, porque el Igape era más generoso con la partida destinada a la red exterior. De esta cuantía, se ejecutaron 4,5 millones, un millón por encima del gasto que preveía Alvariño.

El 'papelón' de Luis Nóvoa

Sin cuentas cerradas del curso anterior ni para el presente ejercicio, todavía quedaría un segundo asunto en el aire: el papel de Luis Nóvoa. El ex presidente de la patronal pontevedresa continúa como presidente de la comisión de economía a pesar de perder las elecciones a la CEP por ajustado margen frente a Jorge Cebreiros, el presidente de Ineo. Y ahí parece que seguirá, pese al enfrentamiento con Alvariño, que el líder de la CEG niega por activa y por pasiva.

Nóvoa fue elegido para presidir la comisión que elabora los presupuestos por su valía personal, por ser un hombre de consenso y moderado para llevar las riendas, pero no por su cargo en la presidencia de la CEP. Por tanto, para arrebatarle el sillón sería necesario, primero, que alguien lo pidiera, cosa que no ha sucedido; y, segundo, que el comité ejecutivo lo aprobara. Lo más probable es que, nuevamente, A Coruña y Lugo se posicionaran en contra del relevo.

Nóvoa realizó buena parte de su trayectoria institucional al lado de Alvariño, pero el distanciamiento fue patente en las elecciones a la patronal pontevedresa, donde se impuso uno de los hombres fuertes del presidente de la patronal, Jorge Cebreiros. La salida de Nóvoa permitió a Alvariño seguir controlando la mayoría de apoyos en el comité ejecutivo, gracias al respaldo de Ourense y Pontevedra.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad