Nuevo balón de oxígeno al Deportivo: el juez le da la razón ante Hacienda

stop

El club no tendrá que reclasificar 21 millones de euros como deuda privilegiada

Tino Fernández y la plantilla del Deportivo | EFE

23 de abril de 2014 (21:31 CET)

Inyección de oxígeno para el nuevo Deportivo de Tino Fernández en su lucha por superar el concurso de acreedores. El club no tendrá que hacer frente como deuda privilegiada (tendría que abonarla en un plazo menor) los 21 millones de euros que le reclamaba Hacienda. De momento, mantienen la consideración de deuda ordinaria.

La Audiencia Provincial ha fallado en contra de la reclamación de Hacienda y la propia administración concursal, dándole un gran respiro al club. La reclasificación de los 21 millones a deuda privilegiada habría sido todo un mazazo, ya que la empresa deportiva tendría que abonar la cantidad en unos diez años. Con el plan actual, que mantiene esa cantidad como deuda ordinaria, esta tendrá que acogerse a la quita concursal y además, tendrá un período de reembolso de 17 años.

Antigua reclamación

La reclamación se remonta a septiembre del año pasado, cuando el juez encargado del concurso emitió una sentencia en la que instaba a los administradores concursales a que clasificasen como subordinada una cifra de 21 millones que habían incluido como créditos con privilegio especial (se abonarían primero).

Hacienda y los administradores defendían que existía un derecho de prenda sobre los créditos que tenían que ver con esa cantidad y que, por tanto, debía tener aparejado ese privilegio. Se basaban en acuerdos adoptados en 2005 sobre garantías de derechos audiovisuales y en 2008, sobre la recaudación de las quinielas y los ingresos obtenidos por el alquiler de los bajos de Riazor.

Beneficio para la masa pasiva

No obstante, este último auto, que se apoya en jurisprudencia, determina que “la doctrina mayoritaria niega que la prensa ordinaria de créditos futuros puedan afectar a los que nazcan tras la declaración del concurso, al menos cuando se trata de créditos futuros, es decir, que habrán de nacer de relaciones jurídicas anticipadas pero aún no contraídas”.

Además señala los problemas que podrían derivarse de la reclasificación de la deuda. Señala que “la continuidad de la actividad empresarial o profesional del deudor concursado, que legalmente se instrumenta sobre la finalidad del concurso, que es la satisfacción de los créditos de los acreedores, si se admite a la interpretación de la parte apelante pierde su sentido, por cuando sólo redunda en beneficio de uno o unos acreedores y no en el conjunto que compone la masa pasiva”.

Los retos que quedan

Este era uno de los retos más importantes a los que se enfrentaba el Deportivo. Más sencillo semeja llegar a un acuerdo con Novagalicia y SabadellGallego, los dos principales acreedores financieros. Está prácticamente cerrado, a la espera de saber qué pasara con los 20 millones que embargó Hacienda y sobre los que los bancos tienen derecho de prenda.

En todo caso, el pacto entre las partes modificará, previsiblemente, plazos y condiciones del acuerdo con Hacienda. También precipitará la revisión de un préstamo sindicado de 23 millones (13,6 NCG y 9,5 Sabadell-Gallego) que “está sin actualizar”, según indicó Tino Fernández en una comparecencia ante los medios la pasada semana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad