Nuevo asalto en la guerra accionarial de Euroespes

stop

Ramón Cacabelos abandona el consejo de administración de E-biotec, que presiden los Marchal Puchol

El doctor Ramón Cacabelos, presidente de Euroespes

30 de octubre de 2013 (00:57 CET)

Euroespes es una de las empresas biomédicas más reputadas de Galicia, con investigaciones pioneras en la lucha contra el alzheimer. No obstante, las tensiones dentro de su accionariado son patentes y, de nuevo, otro capítulo se suma a una historia de desencuentros entre la compañía e Inversiones Portichol, primer accionista de la empresa.

Según datos del Registro Mercantil, el pasado día 21, Ramón Cacabelos, actual presidente de Euroespes, cesó de su cargo como consejero en la filial Euroespes Biotecnología, E-biotec, presidida por Rodrigo Marchal Puchol, de Inversiones Portichol.

La noticia no tendría mayor recorrido, si no fuera porque el pasado junio, en la última junta de accionistas de la biomédica, se aprobó por mayoría emprender “una acción de responsabilidad civil contra el consejero Rodrigo Marchal”. El primer accionista de la compañía, con un 23,7% del capital.

Empresa codiciada


Marchal ocupa también el cargo de presidente de Euroespes Biotecnología, una empresa muy codiciada. Atesora la mayor base privada de datos genéticos de España, con cerca de 16.000 muestras y referencias. Según diversas fuentes, su control fue uno de los desencadenantes de la guerra accionarial.

Hasta ahora, Cacabelos, además de presidente de la matriz Euroespes, era también consejero de E-biotec. Estando en este cargo rechazó firmar las cuentas de la compañía correspondientes a 2012. Argumentó entonces que la propuesta de cuentas planteada por el nuevo consejo de administración de los Portichol no fue contrastada con el equipo directivo saliente “ni se ajustaba a los criterios establecidos por este”.

Ahora, la marcha de Cacabelos del consejo de la filial parece un paso más en un conflicto de complicada solución.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad