Nuevo asalto a la presidencia de Pescanova en septiembre

stop

Los accionistas aprobarán el día 12 el cese del consejo sin que, por el momento, haya una propuesta para su recomposición

Alfonso Paz-Andrade, Manuel Fernández de Sousa y Demetrio Carceller

10 de agosto de 2013 (00:24 CET)

Nuevo consejo y nuevo presidente para Pescanova. La compañía abordará en junta de accionistas el próximo 12 de septiembre la recomposición de su órgano directivo tras la dimisión de Fernández de Sousa en el consejo de administración celebrado el 17 de julio, en el que José Carceller Arce y Alfonso Paz Andrade figuraron como candidatos para presidir la multinacional, este último condicionando su nombramiento al apoyo de todo el consejo.

En el orden del día previsto para la cita de septiembre, la primera tras la salida de Fernández de Sousa, se incluye el cese de todos los miembros del actual consejo de administración, una medida que se justifica por "la situación extraordinaria en la que se encuentra la sociedad, incursa en un proceso concursal" y la voluntad de que el nuevo consejo sea nombrado por la junta extraordinaria, según consta en el comunicado remitido por Pescanova a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La junta de accionistas nombrará al nuevo equipo directivo con un número de consejeros todavía por determinar. Por el momento, tampoco hay ninguna propuesta sobre la mesa. "El Consejo de Administración no ha formulado una propuesta de acuerdo en relación con el punto segundo del orden del día", especifica la convocatoria de la junta.

Juego de tronos

El ex presidente de Pescanova llegará a la cita golpeado por el informe forensic de KPMG que forzó su dimisión y antes de su declaración ante el magistrado de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, prevista para el 15 de octubre. Ese día también comparecerá ante el juez Paz-Andrade, consejero delegado de la compañía hasta el 2007 y compañero de viaje de Sousa los últimos treinta años.

Damm y Luxempart podrían hacer valer su peso accionarial, el 6,18% y el 5,83% respectivamente, y proseguir en su ofensiva para asegurarse el control del órgano de administración de Pescanova. Es lo esperado. De momento, parece que todo queda pendiente de la nueva junta de accionistas a la que la empresa llegará con un presidente en funciones, a pesar de que Damm apostó desde la dimisión de Sousa por nombrar de inmediato un presidente.

Los estatutos de la compañía establecen que los principales accionistas tienen derecho a una representación proporcional. Fernández de Sousa sigue siendo el máximo accionista individual, con un 7,51%.

Documentación en curso

Pescanova está pendiente de un plan de viabilidad, que la consultora PwC deberá tener elaborado antes de celebrarse la junta y que podría contemplar la venta de activos o la capitalización de deuda, tras la correspondiente quita por parte de la banca.

Antes de este documento, Deloitte prevé presentar el informe concursal el día dos de septiembre, que detallará la situación financiera de la multinacional pesquera, incluidas la deuda y el número de acreedores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad