Novagalicia, segundo accionista del Celta, clave en la salvación del Deportivo

stop

El banco controla el 24,9% del club vigués, solo por detrás de Mouriño, y renegocia una deuda de más de 26 millones con Tino Fernández

Tino Fernández y Carlos Mouriño | EFE

11 de febrero de 2014 (21:59 CET)

Quiere el destino de la crisis y de gestiones pasadas que las finanzas y el fútbol gallegos se encuentren e incluso compartan protagonistas. Entre ellos, Novagalicia ocupa una privilegiada posición, como lo ha sido su calificación como acreedor en el concurso del Deportivo, con quien tiene unas deudas reconocidas de 26,54 millones de euros. El nuevo presidente, Tino Fernández, alterna las negociaciones con Agencia Tributaria (96 millones de deuda reconocida) con los gestores de NCG, que irán de la mano con el fisco en la salvación pendiente del club. Otro cantar, según él mismo reconoce, es el Sabadell, que heredó los 9,5 millones de créditos privilegiados del Banco Gallego, con quien las conversaciones apenas han arrancado.

Aunque parece lejano en el tiempo y también en la solución final a adoptar en las negociaciones en marcha en A Coruña, el concurso de acreedores del Celta se saldó con la entrada de Novagalicia como accionista del club que preside Carlos Mouriño, del que detenta un 24,9% del capital, sólo por detrás del presidente celeste, que controla un 26,1% a través de la firma Moutanes SL. Entre ambos socios tienen una mayoría de control algo superior al 51% del Celta. El club vigués salió del concurso en junio de 2009.

El precedente del Celta

Al margen de la deuda con Hacienda, que en el caso del club vigués era de 19,1 millones, según sus propias cuentas, los pasos con Novagalicia con el Celta se circunscribieron a los acuerdos firmados con los acreedores más importantes. Así, NCG se adhirió a la propuesta de convenio formulada por la sociedad a sus acreedores, con respecto a varios créditos. Por un lado, una póliza de préstamo, que ascendía a 6,4 millones de euros (6,3 millones de crédito ordinario y el resto, subordinado) acogiéndose a la segunda opción que se proponía, consistente en una quita del 50% y la conversión del 50% en un préstamo participativo.

Por otro lado, una póliza de préstamo que ascendía a 5,5 millones de euros (crédito ordinario) acogiéndose a la tercera opción planteada, consistente en la capitalización del 100% de la deuda concursal. El resto de la deuda concursal con Novagalicia, por importe de 8,2 millones, se trató como deuda con privilegio y pago inmediato. Así, en tres pasos, fue como NCG se convirtió en el segundo accionista del Celta.

Por lo general, en un concurso, a los acreedores privilegiados sólo afecta el convenio con su explícita conformidad y, en caso de liquidación, se les pagará con prioridad respecto de los ordinarios. Pero esos privilegios se reducen en número e incluso se limitan en su cuantía a algunos de los tradicionalmente reconocidos, como los tributarios y los de cuotas de la Seguridad Social (hasta el 50% de su importe en cada caso).

NCG y el Dépor


El presidente del Deportivo, que ha advertido en varias ocasiones que se decanta por un buen acuerdo económico antes que el ascenso a Primera, ha iniciado conversaciones con los responsables de Novagalicia, en paralelo a las negociaciones con Hacienda. La prioridad en el club es llegar a un acuerdo con la Agencia Tributaria, y, según Tino Fernández, “estamos haciendo nuevas propuestas con el objetivo de conseguir un acuerdo global no sólo con Hacienda sino también con los bancos, un acuerdo global que ponga fin a este proceso” cuanto antes.

Las negociaciones con los bancos no están tan próximas a cerrarse como “llegó a decir” el consejo de administración que presidía Augusto César Lendoiro, según el propio Fernández, que explicó hace unos días que “con Novagalicia hay una proximidad mayor, pero con Sabadell-Gallego casi tiene que empezar el proceso”. “Es posible”, ha advertido, “que los dos firmen acuerdos similares, pero hay que tramitarlos y en uno de los casos está casi empezando". Aunque ha estado sobre la mesa en varias ocasiones, la capitalización de deuda y su conversión por acciones, que por el volumen convertiría a Novagalicia en uno de los primeros accionistas del Deportivo, parece lejana en estos momentos. Pero no tanto si se repasa el proceso de salida del concurso del Celta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad