No hay dinero en Europa para transponer la multa de EEUU a Volkswagen

stop

El fabricante alemán llega a un acuerdo para pagar 15.000 millones de dólares por el fraude de las emisiones en los Estados Unidos, donde sólo hay uno de cada veinte coches afectados

Exterior de un taller de Volkswagen / Reuters

Barcelona, 28 de junio de 2016 (17:19 CET)

Volkswagen (VW) ha tocado hueso en los Estados Unidos (EEUU). Allí no vale reparar todos los coches y prometer inversiones para solventar un problema, como el fraude de los motores diésel, que afecta tanto al derecho de los consumidores como al medio ambiente, además de tratarse de un engaño a gran escala.
 
El gigante alemán del automóvil ha llegado a un acuerdo con asociaciones de consumidores y reguladores de EEUU según el cual pagará 15.000 millones de dólares para solventar el problema en los coches afectados, menos de medio millón. Si se transpone la multa para los 11 millones de coches trucados que circulan en todo el mundo, ocho de ellos en Europa, la cifra es impagable.

El año pasado, VW provisionó 16.200 millones de euros para hacer frente a los costes del dieselgate, reservas que sumieron al grupo en los números rojos: perdió casi 1.600 millones de euros. Con estos costes al otro lado del Atlántico (en euros, de 13.600 millones), subsanar el fraude en sólo medio millón de coches se comerá el 80% de sus provisiones.

Y tiene suerte de que Europa es menos beligerante. El apoyo del gobierno alemán y los intereses de decenas de países de la Unión, que tienen fábricas del grupo y no quieren perder inversiones, han provocado que, por ahora, VW no haya tenido que afrontar más responsabilidades que la reparación gratuita de los millones de coches afectados en el continente.  

Los beneficios de 30 años buenos

Un acuerdo en Europa similar al de EEUU, donde hay ocho millones de utilitarios afectados, tendría un coste de unos 230.000 millones de euros para Volkswagen. Y a nivel mundial, rozaría los 315.000 millones de euros.

No le bastaría a uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo con su facturación de un año para pagar la multa: necesitaría los beneficios de 30 años, según los datos de su último ejercicio en números negros, 2014, que fue de récord.  

Estos más de 300.000 millones de euros equivalen al PIB de países como Austria o Noruega, o casi un tercio del PIB español. Y hablando de España, el mismo acuerdo aquí, con 680.000 coches afectados, le costaría unos 19.500 millones de euros (casi dos puntos de PIB, por lo que el Estado podría devolver, por ejemplo, la mitad del rescate de las cajas de ahorros).  

Recompra de coches y compensaciones a los dueños  

El acuerdo en EEUU costará 15.000 millones de dólares a VW, de los que 10.030 se destinarán a recomprar los coches afectados a los clientes que así lo quieran. El resto, a compensar a las autoridades federales por las altas emisiones de los motores diésel e impulsar el desarrollo de vehículos sin emisiones, según explicaron fuentes cercanas a Reuters.

De forma confidencial, una de ellas aseguró a la agencia británica que los propietarios de los coches de los años 2009 a 2015 con motores de dos litros recibirán una compensación media de 5.000 dólares, más el valor estimado de los automóviles a septiembre de 2015, justo antes del inicio del escándalo.

Los casi 5.000 millones más que les costará se repartirán de la siguiente manera: unos 2.700 millones se destinarán a un fondo para compensar las emisiones excesivas de NOx, que se podría incrementar si en tres años VW no ha reparado al menos el 85% de los coches, y el resto a desarrollar vehículos y energías limpias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad