Negreira, dispuesto a facilitar otros terrenos a General Dynamics para evitar el cierre de Santa Bárbara

stop

Los sindicatos acusan a la empresa de paralizar propuestas para dar más carga de trabajo a la fábrica de armas

Carlos Negreira, alcalde de A Coruña, con el presidente Feijóo

15 de febrero de 2013 (20:05 CET)

Un día después de que General Dynamics anunciase su intención de aplicar un ERE a 700 trabajadores en toda España que conllevará el cierre de la fábrica de armas de A Coruña, la plantilla de la factoría se ha reunido con los grupos políticos de A Coruña. Las fuerzas vivas de la ciudad están decididos a evitar el cierre de la histórica planta, que dejará a 172 personas en la calle si no se esquiva.

El alcalde coruñés, Carlos Negreira, está dispuesto a poner toda la carne en el asador. El regidor anunció una reunión la semana próxima con la Xunta de Galicia para abordar el tema. Para el mandatario popular cualquier opción es mejor que el cierre, por lo que aseguró que no descarta facilitar a la empresa nuevos terrenos o incluso buscar un comprador, algo que ocurre con la planta de General Dynamics en Palencia.

Propuestas descartadas

Los sindicatos con representación en la plantilla tienen claro que, al contrario de lo que argumenta el grupo americano, la fábrica de armas es viable. De hecho, aseguran que hubo propuestas para abrir la producción al mercado civil, pero estas fueron paralizadas desde Santa Bárbara Sistemas en Madrid.

“Se han hecho muchas propuestas y se ha buscado gente dispuesta a dar carga de trabajo. Incluso hubo empresas que vinieron a ver la fábrica de A Coruña, muy interesadas”, explica el delegado sindical Xabier Riobóo, de la CIG.

“Innegociable”

Otro de los representantes del comité de empresa, Roberto Teijido, aseguró durante la entrevista que mantuvo con el alcalde Carlos Negreira que la multinacional les ha asegurado que la propuesta “es innegociable”. “No se puede permitir que se pierda una actividad estratégica en el contexto nacional”, insistió el delegado.

Teijido aseguró, en la misma línea que el resto de los representantes sindicales, que General Dynamics no firmó cuatro contratos el pasado enero, que habrían hecho que la fábrica coruñesa tuviese, incluso, que contratar más plantilla. “La empresa ha tenido beneficios hasta el año pasado porque e realizaron subcontratas mientras se mantenía a las factorías propias con poca carga de trabajo”, dijo, en relación a los números rojos de 34 millones registrados el pasado año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad