NCG absorbe una promotora de Ángel Jove para garantizar el cobro de la deuda

stop

El banco asume la totalidad de Jocai XXI, de la que tenía un 50%, aunque estaba gestionada por Anjoca

Complejo residencial de la principal constructora de Ángel Jove, Anjoca

12 de enero de 2013 (22:46 CET)

El grupo constructor presidido por Ángel Jove Capellán, que pivota sobre Anjoca, ha llegado a un acuerdo con los responsables de la división inmobiliaria de Novagalicia Banco para que la entidad financiera se haga con el control total de Jocai XXI, una promotora presidida y gestionada por el hermano del ex presidente de Fadesa y en la que hasta el pasado mes de diciembre la entidad financiera gallega tenía un 50% de su accionariado. El acuerdo pasa por la cesión de ese otro 50% de Jocai XXI en manos de Anjoca, sin que haya trascendido coste alguno de la operación, y sin que ambas partes detallen los pormenores del pacto. Fuentes del sector interpretan que la operación responde a la obtención de garantías para la deuda, por 43 millones de euros, suscrita exclusivamente por Jocai XXI con su socio NCG.

Ángel Jove, presidente del grupo y de Jocai XXI, así como su hijo Ángel Jove González, cesan de sus cargos en el consejo de la promotora, así como los administradores de la entidad financiera, el propio grupo inmobiliario y la firma Becega Exchange, que representaban en el consejo el paquete de NCG. El acuerdo, inscrito en el Registro Mercantil de A Coruña, también pasa por cambios en los órganos de la promotora, que a partir de ahora tendrá un administrador y socio único, NCG División Grupo Inmobiliario. El banco presidido por José María Castellano también ha decidido trasladar el domicilio social de la compañía, que pasa a estar ahora en la calle Galileo Galillei, en A Coruña, base de operaciones de la división inmobiliaria de NCG.

Deudas con NCG

Jocai XXI tiene un endeudamiento financiero de 43 millones de euros, entre préstamos y pólizas de crédito, suscritos prácticamente en su totalidad por NCG Banco a través de varias operaciones de financiación de promociones. Gran parte del pasivo tiene garantías hipotecarias como prenda. Los avales de la compañía también han sido cubiertos en su totalidad por NCG. Los préstamos hipotecarios recibidos por Jocai XXI, con garantías reales, se reparten entre tres promociones inmobiliarias, distribuidas entre la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes (Sanse Boulevar), la santanderina de Peñacastillo (Residencial San Martín) y Vallecas (Jardines de Valderribas). NCG financió con 34,4 millones de euros estas promociones, según la propia memoria de Jocai XXI.

La operación se elevó a pública semanas antes del traspaso de activos inmobiliarios de NCG al conocido como banco malo, y fuentes del sector dan por seguro que los inmuebles de Jocai XXI forman parte de ese paquete traspasado. En un paso más en su proceso de recapitalización, NCG Banco formalizó a finales de diciembre con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) el contrato para la transmisión de activos tóxicos procedentes del sector inmobiliario. El importe total de la operación de transmisión ascendió a 5.096,9 millones de euros.

En pérdidas

Los ingresos de Jocai XXI se desplomaron en 2011, según las últimas cuentas presentadas, al facturar 4,9 millones de euros, frente a los 16 millones del 2010. La compañía llevaba dos años perdiendo dinero, y sus números rojos casi se duplicaron en un ejercicio. Si el beneficio antes de impuestos de la promotora había sido negativo por importe de 1,5 millones en 2010, un año más tarde se situaba en 2,2 millones de euros. Los activos de la compañía ascienden a 48,5 millones, con un resultado neto negativo de 1,6 millones al cierre de 2011.

Las tres promociones de Jocai XXI están finalizadas y en fase de comercialización. El acuerdo al que Anjoca llegó con los responsables inmobiliarios de NCG se realizó pese a las advertencias de los auditores de la propia compañía, que presentaron salvedades en sus cuentas. Así, consideraban que la sociedad ”no ha recogido en su balance el deterioro correspondiente a la partida de existencias de producto terminado por importe aproximado de tres millones de euros, estimado en función de las últimas transmisiones realizadas en dos de sus promociones que se han visto particularmente afectadas por la crisis del mercado inmobiliario”. “Esto supone”, continuaban los auditores, “que tanto la citada partida de existencias como la de resultados del ejercicio, se encuentran sobrevalorados en el citado importe”.

Hasta ahora, el paquete que NCG tenía en Jocai XXI se recogía en las cuentas de la entidad financiera por el sistema de puesta en equivalencia; es decir, consolidaba en la parte que le corresponde de los resultados obtenidos por la participada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad