Navantia y Barreras se enfrentan a diez astilleros más en la carrera por los floteles de Pemex

stop

Nueve empresas mexicanas, además de la española Dragados, optan a los contratos

navantia

08 de octubre de 2013 (23:18 CET)

El próximo 27 de noviembre, tras más de año y medio de elucubraciones desde que se comenzó a hablar en Galicia de los contratos del naval con la petrolera Pemex, se despejará la incógnita sobre la participación gallega en la construcción de los floteles del gigante mexicano.

Ese día, Pemex dará a conocer el nombre de los astilleros encargados de realizar sus nuevos buques. Navantia y Barreras tienen toda la carne puesta en el asador. Dirigentes políticos y empresarios aseguran que los contratos están prácticamente cerrados pero, lo cierto es que sobre el papel, los astilleros gallegos tendrán competidores. Y diez nada menos.

Competencia mexicana

La empresa española Dragados Offshore quiere optar a los contratos, además de otros nueve astilleros, todos ellos mexicanos.

Las propuestas de los astilleros gallegos están precalificadas y defendidas por la filial de Pemex PMI, que fue la que el año pasado suscribió los acuerdos de contratación, tanto con Navantia como con Barreras. Según en aquel momento se llegó a manifestar desde la Xunta, en caso de que la petrolera no escogiese el proyecto del naval autonómico, PMI se quedaría igualmente con los buques.

De momento, el calendario ya está marcado. El 28 de este mes se presentarán en México las propuestas de los seleccionados. Un mes después, el 27 de noviembre, se notificará el fallo definitivo.

“Incredulidad” en la plantilla de Navantia

A pesar de que aún queda proceso por delante, tanto desde las direcciones de Navantia, como desde la de Barreras dan por hecho que habrá carga de trabajo mexicana. Esta misma semana, el presidente de la Sociedad de Participaciones Estatales (SEPI), Ramón Aguirre, aseguró que los contratos de Navantia con la petrolera mexicana “tan sólo están a expensas de una decisión de los órganos gestores de Pemex”, y calificó el contrato de “maduro”.

No obstante, entre los trabajadores hay “cierta incredulidad” según reconoce el representante sindical Manel Grandal, de la CIG. “La realidad es que por mucho que se vendiese que había contratos firmados, el proceso habitual es el que se sigue. Un proceso competitivo donde se va a elegir al más barato”, explica. El sindicalista insiste en que el contrato es vital para los astilleros públicos de Fene y Ferrol. “En un mes comenzaremos con subactividad, no hay carga de trabajo”, dice.

Optimismo en Barreras

Por su parte, en el astillero vigués Barreras las cosas se ven con mas optimismo. Se lo aporta el hecho de que Pemex se dio vía libre el pasado mayo para la compra del 51% de las acciones de la factoría de construcción naval, intención que anunció de forma pública.

Tanto Pemex como Barreras acordaron inyectar 10 millones de euros para atender a las necesidades de capital del astillero. El pasado agosto, la compañía presidida por José García Costas acometió una operación acordeón. Redujo su capital a cero e inyectó cuatro millones de euros. Falta ahora que la petrolera aporte los seis millones que le proporcionarían la mayoría accionarial.

Según García Costas “la operación se hará de forma simultánea a la adjudicación del flotel”. El presidente anunció este martes que, además , ya negocia nuevos proyectos con la petrolera.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad