Navantia ratificó a su presidente en plena guerra con el PP gallego

stop

José Ramón Revuelta fue reelegido en sus cargos en los astilleros públicos a pesar de las críticas abiertas de Feijóo y de alcaldes gallegos del partido

José Manuel Revuelta y Alberto Núñez Feijóo | EFE

03 de octubre de 2014 (22:48 CET)

El Gobierno y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) han vuelto a apostar por José Manuel Revuelta como presidente de Navantia, a pesar de las críticas que recibe desde la Xunta de Galicia y el PP gallego, además de los grupos de la oposición. Este verano, el controvertido directivo fue ratificado en todos sus puestos en la compañía pública.

No es la primera vez que el propio presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, al que se le presupone un considerable peso en el PP estatal por sus relaciones con Mariano Rajoy, carga directamente contra la dirección de Navantia por la falta de encargos conseguidos para los astilleros gallegos. Esta misma semana se escenificó de nuevo la ruptura entre la Xunta de Galicia y la sociedad pública al criticar el líder gallego abiertamente la decisión de derivar parte de la construcción del flotel de Pemex a Puerto Real.

Relaciones tensas

“No comparto un retraso que efectivamente se estaba produciendo en el flotel y que es responsabilidad de Navantia. Si esa es la justificación para el desvío, nadie puede usar una responsabilidad para justificar otra irresponsabilidad", zanjó el presidente, quien advirtió de que ya había trasladado a la propia cúpula de los astilleros su malestar por la decisión, que argumentan en base a que, sin la deriva de carga de trabajo, el buque no estará listo en los plazos comprometidos.

Ya durante toda el proceso de adjudicación del buque hotel de Pemex, las relaciones entre el PP gallego y Navantia se enfriaron hasta límites insospechados. Feijóo reivindicó que la consecución de ese acuerdo era obra de Mariano Rajoy y de él mismo, en un viaje a México. Además, hace casi un año que alcaldes gallegos del Partido Popular, entre ellos el regidor de Ferrol, viajaron a Madrid para quejarse, directamente, de la falta de trabajo en Ferrolterra.

Tras una entrevista con Revuelta, el alcalde ferrolano, José Manuel Rey Varela, dejó a las claras su opinión: “No se nos ha garantizado carga de trabajo, lo que reitera la ineficacia de la dirección de Navantia”.

Revuelta, reelegido presidente


Y a pesar de que por esto, por la falta de contratos, y por los números rojos que arrastran los astilleros públicos, se pensaba que el puesto de Revuelta estaba en la cuerda floja, la realidad no es esa.

El pasado 2 de julio, el Registro Mercantil de Madrid recogía la reelección de Revuelta como presidente y consejero de Navantia. En esa fecha entraron también como consejeros del astillero dos cargos del Ministerio de Hacienda: David Mellado, secretario general técnico, y Fernando Rojas, subdirector del IGAE.

El 28 de agosto, por contra, cesó como consejero José Luis Gacio Caeiro, sindicalista de UGT y liquidador de la antigua Izar.

Aguirre da la cara


Menos de tres meses después de la ratificación de Revuelta como presidente, Galicia ha vuelto a posicionarse en contra de la dirección de Navantia, ante la decisión de llevarse parte de la construcción del flotel a Cádiz. A pesar de que el Gobierno gallego defiende que se trató de un contrato pactado entre Pemex y la administración autonómica, por lo que la producción no podría salir de la comunidad, lo cierto es que la deriva de carga de trabajo es ya un hecho.

No obstante, en este episodio, Revuelta ha optado de nuevo por callar. Quien salió a calmar los ánimos fue Ramón Aguirre, el presidente de la Sepi, quien insistió en que tan sólo se derivaba un 2% de la producción.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad