Navantia 'premia' a un líder sindical expedientado con un puesto en la alta dirección

stop

El ex presidente del comité intercentros ocupará la dirección de recursos humanos en Cádiz tras defender la postura de la empresa en la negociación del convenio colectivo

Protesta de los trabajadores de Navantia en Ferrol

en A Coruña, 12 de marzo de 2015 (18:30 CET)

Nueva guerra en Navantia, esta vez, por el dudoso criterio empleado por la dirección a la hora de promocionar a José Antonio Oliva, el ex presidente del comité intercentros. Oliva fue expedientado por Comisiones Obreras, sindicato del que causó baja, por oponerse a la postura de la Federación de Industria de la central en la reciente negociación del convenio colectivo. El entonces presidente del comité intercentros defendió la aprobación del convenio a la que se oponía su federación. El documento acabó en los tribunales y fue tumbado por la Audiencia Nacional.

Ahora, la dirección de Navantia ha ascendido a Oliva. Y no ha sido un ascenso cualquiera. Pasará a ser el máximo responsable de recursos humanos de los tres astilleros que la empresa pública tiene en la Bahía de Cádíz. CIG y Comisiones Obreras han manifestado su sorpresa, toda vez que Oliva no tiene ningún tipo de formación en esta materia. Las sospechas son obvias: ¿un premio por su papel en la negociación con los sindicatos?

Piden dimisiones

CC.OO., organización mayoritaria en el astillero ferrolano y a la que pertenecía Oliva, considera este nombramiento como "una nueva agresión hacia el sindicato, como consecuencia de la demanda del convenio colectivo y su posterior anulación".

Asegura también que esta designación es fruto de "los méritos realizados" por el nuevo jefe de personal, a la vez que "un insulto" hacia todos los trabajadores de la empresa naval, y "en particular a los que llevan años desempeñando sus funciones en el ámbito del departamento de organización y recursos humanos"

La organización acusa directamente a la responsable de recursos humanos de esta decisión, encaminada a buscar "una injerencia sindical en la empresa durante el proceso negociador, así como la utilización y la mala fe negociadora y la marrullería", lo que los ha llevado a exigir a la Sepi y al Gobierno "el cese inmediato" del presidente de Navantia y de la responsable de recursos humanos.

Enfrentar a sindicatos, desmovilizar a trabajadores

Por su parte, la sección sindical de la CIG en Navantia Ferrol ha salido al paso de este nombramiento asegurando que tiene connotaciones "claramente antisindicales", independientemente de la responsabilidad que pueda tener tanto "el agraciado" como "la organización sindical que lo nombró y mantuvo en el puesto". Según la central nacionalista el objetivo de la dirección de la empresa con este nombramiento es "desmovilizar y desmoralizar a los trabajadores que nos opusimos" a la firma del último convenio y que trata de este forma de "premiar" a "quien hizo de defensor de la postura de la empresa".

La CIG también asegura que esta acción es "una actitud cínica y prepotente", que está amparada por quien nombra a los gestores de esta empresa pública, "el Partido Popular", a los que exige "que cumpla con su deber de gestionar eficientemente esta empresa, labor para la que los actuales dirigentes muestran su ineptitud". La sección sindical de la CIG en Navantia Ferrol también ha querido remarcar que "es imposible reconducir las relaciones laborales" y piden el cese "de quien tomó la decisión" de este nombramiento y de "quien la autorizó".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad