Navantia pone en manos de Altia sus sistemas informáticos hasta 2017

stop

La empresa del presidente del Deportivo prolonga su relación con los astilleros públicos y se encargará del mantenimiento y desarrollo de aplicaciones para ingeniería y construccion naval

El presidente de Altia y del Deportivo, Tino Fernández

en A Coruña, 24 de abril de 2015 (02:27 CET)

Buenas noticias para el presidente del Deportivo, que no llegan esta vez del terreno de juego. La empresa que preside, la consultora tecnológica Altia, ha prolongado la provechosa relación que mantiene desde hace años con Navantia.

Se encargará hasta 2017 del mantenimiento y soporte de los llamados sistemas Legacy, los programas informáticos antiguos que todavía se utilizan y la transición a un modelo tecnológico nuevo. La función de Altia, además del soporte técnico, es "potenciar los recursos especializados en ABAP conforme se vaya produciendo la transición de sistemas, sin coste para Navantia", según especificaba el pliego de condiciones.

Relación forjada durante la crisis

La tecnológica colabora con los astilleros públicos desde poco después de estallar la crisis económica. En 2012 se adjudicó el contrato de soporte tecnológico, presupuestado en algo más de un millón de euros y por una duración de tres años.

Al vencimiento de ese contrato, Navantia ha decidido renovar su confianza y otorgar otros dos años más a la empresa que pilota Tino Fernández. La primera ya recogía la posibilidad de alargar dos años la relación, aunque no ha trascendido si ha sido esta la fórmula escogida. El nuevo contrato tiene vigencia hasta marzo de 2017 y un presupuesto de 812.000 euros.

Cliente estable

Las aplicaciones tecnológicas se utilizan en la gestión de proyectos de ingeniería y construcción naval y afectan a prácticamente todas las áreas de los astilleros, desde reparaciones hasta fabricación. En su momento, Navantia estaba muy interesada en tener un soporte técnico de garantías para los sistemas de ingeniería, que se utilizaban en el desarrollo de los encargos para la Armada Australiana.

No es el mayor contrato que firma Altia, ni mucho menos, aunque sí que sitúa a Navantia como uno de sus clientes estables. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad