Navantia necesitará “ayudas financieras adicionales”

stop

El presidente de la SEPI dice que los contratos de los floteles “sólo están a expensas de una decisión de los órganos gestores de Pemex”

07 de octubre de 2013 (18:47 CET)

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre, ha adelantado este lunes que la empresa pública Navantia necesitará “ayudas financieras adicionales” el próximo año, así como un plan estratégico que “dé un nuevo modelo a la compañía”.

La prioridad es garantizar la “viabilidad a corto plazo de la empresa” y conseguir que sea “competitiva y sostrenible, con capacidad de crecimiento a medio y largo plazo”.

"La gran preocupación"

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Aguirre ha reconocido que Navantia es “la gran preocupación” de SEPI, tanto por la “casi nula contratación” de pedidos para construir nuevos barcos como por su situación patrimonial, ya que según figura en los libros de contabilidad “la relación entre patrimonio neto y el capital social comienza a registrar tensiones indeseadas”.

"Tensiones que, con toda seguridad, harán necesaria la presencia de ayudas financieras adicionales, de un plan estratégico para la empresa que le dé un nuevo modelo de compañía, y de un pacto social para hacer un convenio atento a estas dos grandes circunstancias de la realidad de Navantia", ha apostillado Aguirre, en referencia a la implantación de "un nuevo marco laboral".

Pemex

Ante las críticas de "pesimismo" por parte de la oposición, ha recordado que el año pasado "por estas fechas" se contaba con que los contratos de Pemex ya estarían en funcionamiento y evitarían estos "desequilibrios" en la relación patrimonial de Navantia, por lo que ahora "no es pesimismo, sino describir una realidad que se ve en los hechos contables de la compañía".

En los últimos ejercicios se ha verificado una importante caída de la demanda, tanto civil como militar, a pesar de que se han firmado contratos como el de mantenimiento de los barcos de la armada noruega, el de los destructores de la marina estadounidense y el de modernización de los buques anfibios de la armada argelina.

Pedidos "maduros"

Aguirre ha reconocido que algunas de las negociaciones comerciales en el exterior "siguen sin dar el fruto deseado", como muestra que aún no se hayan puesto en marcha los contratos de los floteles de Pemex, los contratos de los gaseros con los operadores españoles, los de nuevos buques para la armada australiana o las nuevas corbetas de la armada de Qatar.

Así, los pedidos que en este momento están "más maduros" son los floteles de Pemex --"que sólo están a expensas de una decisión de los órganos gestores de Pemex"--, la renovación del contrato de la armada australiana y un concurso con la Armada turca y con la Armada de Qatar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad