Francisco Reynés, presidente de Gas Natural, antes de su primera junta de accionistas de la energética. EFE/Chema Moya

Naturgy desaira a la Xunta y destina el dinero de Meirama a renovables

La antigua Fenosa prevé invertir casi 300 millones en Galicia en renovables; el desmantelamiento de la central de Meirama durará entre dos y tres años

Naturgy pasa página. El cierre de la central térmica de Meirama, un paso más en el cambio de ciclo energético que tutela Europa, coincide con el despliegue de una inversión de la compañía de casi 300 millones en Galicia y de 1.000 millones en el resto del Estado en producción renovable. El desmantelamiento de la histórica instalación de Unión Fenosa, inaugurada en 1980 por el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, durará entre dos y tres años, y permitirá salvar, al menos por ese tiempo, unos 40 empleos. El resto de los 77 trabajadores se irán a la calle a través de salidas pactadas, es decir, con indemnización.

La confirmación del cierre, un secreto a voces desde hace tiempo, no sentó nada bien a la Xunta, que, a través del conselleiro de Economía Francisco Conde, acusó a Naturgy de incumplir el compromiso de invertir 100 millones para alargar la vida de la central. El problema del Gobierno gallego es el desmantelamiento de otra industria, más rentable en materia de empleo que las renovables, y la cuadratura de la producción energética para que Galicia no sea deficitaria. El problema de Naturgy son las exigencias ambientales de Bruselas y el coste de los derechos de emisión de CO2, disparados desde el año pasado. Al echar cuentas a la inversión que tenía que hacer, al grupo de Francisco Reynés no le compensó. 

La inversión de Naturgy, todavía pendiente de los permisos

Los 100 millones que no invertirá la antigua Gas Natural Fenosa en la central de Meirama los destinará a la energía renovable. Promete una planta de producción de gas a partir de residuos ganaderos y orgánicos industriales y un nuevo parque eólico de 61 megavatios en la zona.

El parque eólico, al superar los 50 megavatios, se tramitará a través del Gobierno central, puenteando a la Xunta en materia de permisos. El centro avanzado de gas renovable está todavía en fase de estudio para verificar su viabilidad, mientras que el eólico depende de las autorizaciones administrativas. Naturgy afirma, pese a ello, que son proyectos firmes y que conllevarán 80 millones de inversión.

Casi 300 millones de inversión

La compañía tiene en marcha el plan anunciado en 2017 para invertir hasta cierre de este año 200 millones en la instalación de 200 megavatios eólicos en la comunidad. Naturgy, socio de la Xunta en Sogama y hasta 2016 en Reganosa, fue la principal adjudicataria del concurso que puso en marcha Alberto Núñez Feijóo tras anular el que había dejado el bipartito, con 339 megavatios. Posteriormente, se presentó también a la subasta de renovables del Gobierno central ganando 667 megavatios, parte de ellos en Galicia. Entre ambos proyectos, la inversión comprometida en territorio gallego alcanza los 280 millones. 

Naturgy ha sido contingente en su relación con la eólica gallega. Renunció al 40% de los megavatios eólicos que le había otorgado el reparto de la Xunta. Aquel desarrollo que había previsto el bipartito, lo hizo Feijóo a su manera, encontrándose por el camino con la crisis económica y la reforma energética del PP, recorte a las primas incluido. Tras una década de parálisis, el boom de las renovables vuelve a Galicia y Naturgy se suma a la apuesta.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad