Mutua Gallega dispara a medio millón su gasto en detectives

stop

Trata de atajar el repunte en fraudes e irregularidades en las prestaciones sociales en esta fase de la crisis económica

Luis S. Pinal-Martín

Reunión de Corporación Mutua, en la que se integra Mutua Gallega, con Alfonso Rueda. A su izquierda, el presidente de Mutua Gallega, José Fariña
Reunión de Corporación Mutua, en la que se integra Mutua Gallega, con Alfonso Rueda. A su izquierda, el presidente de Mutua Gallega, José Fariña

Vigo, 28 de diciembre de 2014 (22:47 CET)

Mutua Gallega tiene en su punto de mira a los trabajadores que perpetran actividades fraudulentas y suponen un quebranto para sus arcas y las del sistema de la Seguridad Social. La asociación empresarial ha disparado enormemente su gasto en vigilancia y seguimiento de los afiliados desde mediados de 2014, con vistas a enderezar las cuentas y destapar irregularidades en la percepción de prestaciones. Y ahora impulsa, como cierre de esta planificación, el desarrollo y financiación de un ambicioso proyecto de control efectivo para 2015 –extensible a 2016-, que se materializará en la contratación de servicios de investigación privada en toda Galicia por valor conjunto superior a 450.000 euros.

Más de la mitad de lo presupuestado se lo gastará en la contratación de agencias que indaguen casos sospechosos en la provincia de A Coruña, donde tiene el mayor número de clientes, y su cuartel general, que está situado en Culleredo. Así, a finales de año formalizó la licitación de un contrato por valor de 260.000 euros para que las agencias de investigación privada presenten sus ofertas económicas en competencia pública. Mutua Gallega es una entidad colaboradora de la Seguridad Social, y como tal está disciplinada en la parte de contratación de servicios por la Ley de Contratos del Sector Público.

Responsabilidad penal

Entre sus proveedores de servicios especializados para localizar y destapar el fraude y las irregularidades de las prestaciones públicas, ya se encuentran empresas como Novadect CRS, S.L. y Grupo Alfa Detectives, que lograron sendos contratos a finales de este año. La mayoría de las investigaciones se dirigen a comprobar la veracidad de los datos aportados por los trabajadores, y pueden ahondar en un seguimiento individualizado de aquellos casos susceptibles de ser bajas falseadas. Las irregularidades han aumentado un promedio de entre el 10 y el 15%, y, ante la actual estrechez de las plantillas, las empresas buscan infractores para evitar las bajas y el absentismo laboral. Desde 2013, estas prácticas irregulares tienen responsabilidad penal si el fraude supera los 50.000 euros.

Según el pliego de condiciones de la oferta de contratación, los informes de las agencias de detectives tendrán un presupuesto máximo individual de hasta 1.100 euros. Este será el premio gordo, y que se pagará en el caso de que, como consecuencia del seguimiento y las pesquisas, se cace a un defraudador. Entre las investigaciones que deberán desempeñar los detectives se encuentran la comprobación de "movimientos o comportamientos incompatibles con su patología incapacitante" e "investigaciones de situaciones de fraude". Mutua Gallega estima que se generarán en torno a 170-200 investigaciones individualizadas.

Decrecimiento

En la actualidad, la asociación empresarial tiene un nivel de afiliados que se sitúa en el entorno de los 250.000, principalmente en Galicia, con unas 40.000 empresas asociadas que forman parte de su actividad. Las cifras de ambos conceptos no han dejado de caer desde 2008, en torno a un 20% global, como consecuencia de la crisis económica. En 2006 presentó una de sus mejores tarjetas de visita: estaba entre las diez grandes mutuas de accidentes de trabajo de España, con cerca de 165 millones de euros correspondientes a las cotizaciones de los trabajadores que estaban ocupados en las más de 45.000 empresas que integraban su negocio.

Beneficio

Con cifras correspondientes a 2013, Mutua Gallega cerró el año con un beneficio neto de 3,7 millones de euros. Pero forzada por las irregularidades del pasado, y que continúan en una fase ya madura de la crisis económica, la asociación empresarial trata de atajar sus estadísticas de fraude en las prestaciones, ya sean estas por bajas derivadas de contingencias comunes o por enfermedad profesional o por causa de accidente laboral o común. Según datos estadísticos comparativos, el coste de las contingencias ya supone para Mutua Gallega el pago de más de 65 millones de euros. Y sus ratios de duración de la contingencia (enfermedad o accidente) y coste, están entre los más altos de España.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad