De izquierda a derecha, Marta Ortega, Raquel Cortizo, Adriana Domínguez, María Gómez Franqueira y Beatriz Castro

Las mujeres tomarán el mando en la gran empresa familiar gallega

stop

Lonia, Adolfo Domínguez, Coren, Megasa, Cortizo, Inditex... Las mujeres también copan puestos ejecutivos y lideran procesos de sucesión en los grupos familiares

A Coruña, 08 de marzo de 2018 (04:55 CET)

En femenino plural se conjugará el futuro de la empresa familiar gallega, una nutrida nómina de compañías que, en su conjunto, aporta el 85% del PIB y el 86% del empleo del sector privado en Galicia. Y en ese grupo destacan grandes compañías que han incorporado a mujeres a su gestión, en un proceso casi imperceptible, pero constante en los últimos años. Son abanderadas de un cambio en ciernes. En puestos ejecutivos, como sucesoras y no solo como herederas, se sitúan mujeres en compañías como Adolfo Domínguez, Coren, Megasa, Lonia y Cortizo, mientras otras, con la referencia de Inditex, mantienen la incógnita.

Lonia es sinónimo de éxito más allá de Adolfo Domínguez. Los hermanos del modisto ourensano, con Jesús a la cabeza, saben lo que es ceder los trastos. Lo hicieron con Uxía y María Domínguez, que hoy pilotan Bimba y Lola, pero también en lo que representa la toma de decisiones de la compañía que comercializa marcas como Purificación García o Carolina Herrera. De hecho, María Domínguez es hoy consejera de Lonia, órgano de administración en el que ya no se sienta su padre, en una clara muestra de la apuesta de futuro del grupo familiar ourensano.

Entre Ourense y Padrón

Adolfo Domínguez también sabe lo que es apostar por la cantera familiar para pilotar la nave. La última reestructuración del grupo, tras unos años convulsos, se saldó el pasado verano con la incorporación de Adriana Domínguez a la dirección general del grupo, con plenos poderes. Su hermana Valeria triunfa con su consultora para profesionales digitales.

Lejos de Ourense, en Padrón, pilota los destinos del Grupo Cortizo otra mujer, Raquel Cortizo Almeida, bajo la atenta mirada de su padre, fundador del grupo. Raquel es desde enero de 2017 directora general de una compañía que factura 554 millones y emplea solo en España a más de 2.100 trabajadores. Antes de llegar al primer puesto ejecutivo, Raquel Cortizo fue directora de operaciones (2007-2016), controller de filiales (2004-2007) y responsable de administración.

Nuevas incorporaciones

Del lado cooperativo también hay una clara referencia femenina. Se llama María Gómez-Franqueira, nieta del fundador de Coren. María (Ourense, 1976) es presidenta de la sociedad Coren Grill, fundada en 1959 y dedicada a la venta directa de productos asados y comidas preparadas. Entró en la compañía en 2004 como directora de marketing. Es también consejera de Frigolouro y Novafrigsa y forma parte de la junta directiva del Círculo de Empresarios de Galicia-Club Financiero de Vigo.

Siempre con discreción, en Megasa, la primera metalúrgica gallega, también se conjuga el futuro en femenino. Desde 2015, Lucía e Inés Freire Arteta, hijas de José Enrique, el presidente, toman protagonismo en el grupo con base en Narón mientras acumulan cargos en las sociedades patrimoniales familiares. Es la primogénita, Lucía, la que acumula una mayor trayectoria en el grupo, y lleva ya varios años en la división comercial de Megasa. 

Las que ejercen y las que no

Más mujeres en ejercicio, como referentes de un cambio silencioso.  El pasado mes de octubre, la junta general de accionistas del Grupo Castrosua aprobaba el nombramiento de Beatriz Castro García como vicepresidenta del consejo de administración. El suyo en absoluto es un puesto decorativo. Hasta la fecha ocupaba el cargo de directora comercial nacional del grupo, que incluye las empresas Castrosua, Carsa, Insucar y Cidsa.

Y también en ejercicio, desde hace unos cuantos años, se encuentra Blanca García Montenegro, la presidenta del Grupo El Progreso. Ella es la editora gallega por excelencia, en un mundo poblado por hombres. Con mucho camino todavía por recorrer, Felipa Jove, hija del presidente de Inveravante, ocupa puestos en la organización, y está llamada a compartir con su hermano Manuel Ángel, los destinos del holding.

La gran incógnita, no ya como heredera, sino como sucesora, se encuentra en Arteixo. Dos mujeres, las hijas de Amancio Ortega, están llamadas a ocupar puestos determinantes en el futuro de Inditex. Sandra, la primogénita, ya sabe lo que es dirigir un grupo inversor tras el fallecimiento de su madre, Rosalía Mera, en agosto de 2013. Marta es la gran incógnita. Desempeña su trabajo en Sabón, y es miembro del patronato de la Fundación Amancio Ortega, pero su futuro parece transitar, por momento, lejos de Inditex.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad