stop

La presencia femenina alcanza el 76% de la plantilla del gigante textil fundado por Amancio Ortega

Economía Digital Galicia

Inditex ofrece en la web de Zara un asistente para dar con la talla que más se ajusta al cuerpo de sus clientes

A Coruña, 07 de marzo de 2017 (05:00 CET)

El papel de la mujer en las empresas tiene un punto y aparte en Arteixo, singular paradigma del peso femenino en la estructura laboral de una compañía. Cualquier acercamiento a la realidad de Inditex pasa por cifras que ponen en valor su tamaño, beneficios y ventas. Sin embargo, el peso femenino en la plantilla del gigante textil, que en su conjunto supera los 150.000 trabajadores, es determinante y no suele ocupar atención mediática. Nada menos que el 76% de los trabajadores de Inditex son mujeres, tanto a escala mundial como en España.

El gato al agua dentro del grupo se lo lleva Oysho, la cadena de lencería. Un 97% de sus trabajadores en España son mujeres. En Stradivarius, según los datos de la propia compañía, son también legión las féminas: un 88%, frente a un 12% de hombres. Le sigue Uterqüe, con 86 mujeres por cada cien trabajadores. En Zara, el buque insignia del grupo, solamente hay un 24% de hombres en su plantilla.

Más mujeres indefinidas

Estas proporciones corresponden con una estructura muy definida. En España,  ya que el 70% de la plantilla de Inditex se reparte por la red de tiendas, mientras que solo un 17% trabaja en logística, un 11% en servicios centrales y apenas un 2% en fabricación.

A la hora de abordar la estabilidad, también llama la atención que las mujeres tienen más peso en la contratación indefinida del gigante textil. Según datos de la propia compañía, el 74% de las mujeres tienen contrato indefinido, por un 69% en el caso de los hombres. Otro cantar es la jornada a tiempo completo, en la que sobresalen los hombres. A tiempo parcial trabajan un 65% de las mujeres de Inditex, mientras que en el caso de los hombres se reduce al 35%.

El peso de las mujeres en la plantilla del grupo permanece estable en los últimos años. De hecho, según la memoria del grupo, en 2014 en conjunto estaba situado en el 78% del total, descendiendo dos puntos en un año. Esa estructura está estimada sobre una fuerza laboral que, en 2015, se situaba en 152.854 empleados.

Menor peso de las ejecutivas

La determinante influencia de las mujeres en Inditex no se ve reflejada de manera proporcional al peso de las féminas en la plantilla. Es decir, hay pocas ejecutivas en la compañía. De un total de 21 miembros de la alta dirección que no son consejeros ejecutivos, solamente cuatro son mujeres.

Sin embargo, las cuatro grandes ejecutivas de la compañía, que cuentan con la plena confianza desde hace años por parte de Amancio Ortega, ocupan posiciones determinantes en el engranaje del gigante textil. Es el caso de Lorena Alba, directora general de Logística; de Begoña López-Cano, directora de Recursos Humanos; de Eva Cárdenas, directora de Zara Home, y de Carmen Sevillano, directora de Oysho.

Inditex, que tampoco tiene un consejo de administración equilibrado en cuanto a paridad (se sientan Flora Pérez Marcote, mujer de Amancio Ortega y la baronesa Denise Kingsmill, de reciente incorporación), sí cuenta con una mujer como segunda accionista. Se trata de Sandra Ortega, primogénita del fundador, que controla algo más del 5% del capital de la compañía. Su hermanastra, Marta, se perfila como rostro visible del futuro de una compañía que es sinónimo de mujer.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad