stop

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, solicita un gran pacto de ciudad al margen el ego de Abel Caballero

en A Coruña, 04 de julio de 2017 (20:53 CET)

Carlos Mouriño ha abierto la puerta a la permanencia del Celta en la ciudad de Vigo en ese tira y afloja que mantiene con el Concello y que lleva a escenografías complejas, como que el presidente del club se fotografíe en Mos explorando los terrenos para la nueva ubicación y pocos días después tienda la mano a la continuidad en la ciudad olívica.

Mouriño lo ha hecho a través de un vídeo que se publicitó como un mensaje a la afición, pero que en realidad fue un mensaje a Abel Caballero, el regidor socialista que aseguró que el Celta jugaría en Vigo 100 años más cuando el consejo de administración del club decía que se marchaba.

El presidente impuso sus condiciones. Acepta una concesión, es decir, que deja de ser una condición insoslayable la compra del estadio. Pero el acuerdo tendría que ofrecer numerosas prestaciones al Celta. “Solo queremos recordar que para que el Celta aceptase una concesión se tendrían que recoger todos los puntos que estamos solicitando. Que el estadio tuviera un aparcamento, que pudiéramos aprovechar los locales ocmerciales, que se recogieran las aguas de las inundaciones, que una vez aprobados los proyectos no se puedan modificar sin autorización del Celta, que se pongan los ascensores y las instalaciones sean lo más cómodas posible para el aficionado, que los asientos sean los correctos y las distancias entre ellos sea buena para que haya comodidades”, dijo Mouriño.

El empresario quiere garantías de todo tipo, también sobre el plazo de las obras, que debería ser “de tres o cuatro años”. “Por experiencias anteriores, si eso se propone tendría que venir acompañado de una parte jurídica y legal que nos diera tranquilidad para el futuro”, dijo. Dicha tranquilidad pasaría por un documento que fijase “qué partidas se van a usar, en qué plazos y qué penalidades habría para quien fuera responsable de los retrasos”, expuso Mouriño.

Mouriño: "Tenemos que olvidarnos de los éxitos de alguien o de nadie y trabajar en conjunto, sin que haya un éxito partidista"

El presidente, que reconoció que desconoce si existe algún tipo de acuerdo concesional similar, mostró su disposición al diálogo, pero advirtió que el pacto debe articularse por encima de los intereses partidistas o personales, en alusión a Abel Caballero.

“Creemos que estamos en la pauta para llegar a grandes acuerdos. Yo recuerdo mi visita a los grupos municipales en el Ayuntamiento. El grupo Popular estaba por la concesión del estadio con todos los requerimientos que el Celta quería y lo ratifica en declaraciones a la prensa. El grupo de las mareas, teniendo reticencias sobre los importes que se querían usar, también proponía que una concesión le parecía la mejor manera de salir del problema. Tenemos que olvidarnos de los éxitos de alguien o los de nadie y trabajar en conjunto de una manera eficaz y eficiente. Si toda la corporación está con esa idea, complementada con una ciudad deportiva, de que no haya un éxito partidista. Que ganen la ciudad de Vigo y los celtistas. Con eso estaríamos felices. Ojalá lo podamos conseguir. Dejaríamos atrás todas las polémicas y haríamos un gran club con un gran futuro”, concluyó Mouriño.  

Hemeroteca

Celta de Vigo
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad