Montoro acosa a Itínere, gestora de la AP-9, en pleno proceso de venta

stop

La Agencia Tributaria abrió en febrero una investigación al grupo de infraestructuras que gestiona la Autopista del Atlántico sobre el pago del Impuesto de Sociedades

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro

en A Coruña, 14 de julio de 2016 (00:07 CET)

Itínere, el gestor de la Autopista del Atlántico y de Autoestradas de Galicia, es un viejo conocido de la Agencia Tributaria. Y lo es desde que Sacyr proyectó su venta hasta la actualidad, en manos del fondo Corsair, después de pasar por manos de Citi Infraestructure Partners. Sin embargo, este mismo año, en febrero, Itínere se desayunó con nuevas inspecciones fiscales, que ahora se entrecruzan en su proyectada venta a Globalvía.  

Con fecha del pasado 16 de febrero de fue comunicado a Itínere por parte de la Agencia Tributaria el inicio de actuaciones de comprobación e investigación de carácter parcial en relación con el Impuesto sobre Sociedades del ejercicio 2013. Esta investigación se realiza a mayores de las actuaciones fiscales correspondientes a los cuatro años que, como todas las empresas, tiene abiertos a inspección la compañía de infraestructuras. Y así figura en su memoria anual. Los administradores de la sociedad", relata el documento, "consideran que de las citadas actuaciones inspectoras no surgirán pasivos que pudieran afectar a las cuentas anuales consolidadas de forma significativa".  

Precedentes y blindajes

No es la primera vez que Itínere se enfrenta al fisco. En junio de 2013 se iniciaron por la Agencia Tributaria actuaciones de comprobación e investigación del Impuesto sobre Sociedades correspondiente a los ejercicios 2007 y 2008, periodos en los que Itínere formaba parte del grupo fiscal cuya cabecera era Sacyr, S.A. Esas actuaciones derivaron en dos actas de inspección, una firmada en conformidad y otra en disconformidad.  

"Según la información que nos ha facilitado Sacyr", relatan los gestores de Itínere,  "el acta de conformidad ha sido liquidada a la fecha de formulación de estas cuentas anuales (diciembre de 2015), mientras que el acta de disconformidad ha sido recurrida con fecha 14 de diciembre de 2015 por Sacyr. ante el Tribunal Económico-Administrativo Central".  

En todo caso, Itíenere tiene un blindaje ante el acoso de Montoro. "En relación con las posibles contingencias relacionadas con los periodos en que la sociedad formó parte del grupo fiscal de Sacyr (hasta 2008), la cabecera de dicho grupo fiscal se compromete a mantener indemne a Itínere y sus sociedades participadas, de acuerdo con lo establecido en el contrato de compromiso de formulación y aceptación de oferta pública de adquisición de acciones de Itínere suscrito en noviembre de 2008 entre Sacyr y Citi Infraestructure Partners", su anterior propietario.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad