Montoro abre inspecciones fiscales a Autopistas del Atlántico por el IVA

stop

El fisco amplía sus investigaciones a Audasa, que debe responder por el pago de los impuestos de Sociedades y de Valor Añadido de 2007 y 2008

Retenciones en el puente de Rande | EFE

en A Coruña, 07 de julio de 2015 (01:19 CET)

No habrá paz fiscal para Audasa, la concesionaria de la Autopista del Atlántico. Hacienda amplió el espectro de sus inspecciones en 2014 y procedió a establecer nuevos requerimientos a la gestora de la principal vía de pago de Galicia. El fisco, de acuerdo con la propia memoria de la compañía, ha procedido a incrementar la gama de impuestos sobre los que pone la lupa en la concesionaria y de la tributación por Sociedades pasa ahora al IVA.

Al margen de los cuatro años que, de manera ordinaria, tiene abiertos Audasa a inspección fiscal, la compañía admite en su memoria que la Agencia Tributaria ha ampliados sus investigaciones, que mantiene abiertas, para el Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2007 y 2008, así como para el IVA de 2008. "Como consecuencia, entre otras, de diferentes interpretaciones de la legislación fiscal vigente, podrían surgir pasivos adicionales" derivados de alguna de las inspecciones, admite la compañía.

Más inspecciones e impuestos

"Los administradores", dice la memoria, "consideran que dichos pasivos, caso de producirse, no afectarían a las cuentas anuales de Audasa", las correspondientes a 2014. La compañía ha visto cómo los ejercicios y los impuestos abiertos a inspección se han ampliado en el último año, ya que en 2013, al margen de los impuestos ordinarios, era solamente Sociedades, para el ejercicio terminado el 31 de diciembre de 2007, el tributo investigado por el Ministerio de Hacienda.

Un año más, los gestores de Audasa vuelven a refugiarse en acuerdos pretéritos, cuando se firmó la venta de Itínere por parte de Sacyr, para blindar los pagos y las consecuencias que se deriven de la actuación del fisco. De hecho, Audasa mantiene que los ejercicios abiertos a inspección en la sociedad concesionaria de la AP-9 se deben a las actuaciones que se están realizando en Sacyr.

El acuerdo entre Sacyr y Citi

En concreto, Audasa dice que Sacyr se comprometió en el contrato de compraventa firmado con Citi a "mantener indemne" a la sociedad de las sanciones que se derivasen de las actuaciones fiscales de 2007 y 2008.

"En relación a las posibles contingencias que se podrían derivar correspondientes a los ejercicios 2007 y 2008", señala la concesionaria en su memoria, "Sacyr se compromete a mantener indemne a la sociedad (Audasa) en los términos establecidos en el contrato de compromiso de formulación y aceptación de la oferta pública de adquisición de acciones de Itínere suscrito en noviembre de 2008 entre Sacyr Vallehermoso y Citi Infraestructure Partners LP. Dicho acuerdo supuso el cambio de accionista de control de Itínere, matriz de Audasa, en 2009. Ahora, el foco no solo está en el Impuesto de Sociedades. También en el IVA.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad