Estados Unidos invierte en el tratamiento de la farmacéutica AstraZeneca./ EFE

Moderna, PharmaMar, Janssen... Los fondos ganarán la batalla del Covid

Grandes fondos de inversión como Blackrock o Vanguard dominan el accionariado de las farmacéuticas que investigan la vacuna o el tratamiento del coronavirus

En la carrera de las farmacéuticas por encontrar un tratamiento para el coronavirus, los fondos de inversión ocupan posiciones de cabeza.  Blackrock, Vanguard, Capital Group, Norges Bank o State Street Corporation, por citar algunos, forman parte del accionariado de las mayores farmacéuticas del mundo, en algunos casos con el laurel de primer accionista. No sorprende si se tiene en cuenta que la mayoría llevan años invirtiendo en el sector, con apuestas sostenidas en el tiempo en empresas como Jazz Pharmaceuticals o Moderna, por poner dos ejemplos.

También en España la presencia de grandes gestores de fondos se extiende. Blackrock, Fidelity o Capital Group son accionistas significativos de Grifols, enfrascada en los ensayos clínicos para el tratamiento con plasma del coronavirus. La mayor gestora de fondos del mundo, junto a Vanguard, también están en el accionariado de Pharma Mar, que espera la autorización para el estudio de fase III para tratar a pacientes con Covid-19 con Aplidin, un antitumoral transformado en esperanzador fármaco contra la pandemia.

Entre las grandes farmacéuticas que están desarrollando la vacuna del coronavirus, la historia se repite. Al menos en aquellas que han avanzado más en sus estudios, los fondos internacionales ocupan un papel clave en el accionariado.

Moderna. A finales de septiembre, la farmacéutica Moderna aseguró que su vacuna podía generar anticuerpos neutralizadores del Covid-19 en base a los resultados de las primeras fases de su estudio. En su accionariado están Fidelity, con un 9,5% del capital, mientras que Vanguard tiene más de un 6%. Morgan Stanley, Blackrock o Theleme Partners también tienen participaciones minoritarias.

Pfizer. El laboratorio estadounidense desarrolla su vacuna con el socio alemán BioNTech y es de las más avanzadas, pues la farmacéutica aseguró que podría pedir la aprobación en noviembre, con vistas a que pudiera estar lista antes de que acabe el año. Vanguard, State Street Company, Blackrock, Norgest Bank o Capital Group dominan su accionariado.

Janssen. La filial de Johnson&Johnson es otra de las empresas que ha tomado la delantera en la búsqueda de la vacuna y ha iniciado el ensayo final de fase III. El grupo comparte con Pfizer no solo el objetivo de frenar al coronavirus sino también algunos accionistas de referencia, fondos como Vanguard, Blacrock o State Street Company.

AstraZeneca. La vacuna de Oxford y AstraZeneca continúa avanzando tras las serias dudas que despertó en el mes de septiembre, cuando dos voluntarios experimentaron reacciones adversas graves que obligaron a suspender parte de los estudios que estaban desarrollando. Este mes se reanudaron las pruebas de la vacuna por la que apostó la Unión Europea. Además del grupo sueco Investors AB, son accionistas de AstraZeneca los fondos de Blackrock, Vanguard y Norges Bank.

Sinovac. Todo apunta a que la carrera por la vacuna será muy apretada y repleta de grandes anuncios. Uno de ellos lo protagonizó la farmacéutica china Sinovac, que estimó que a principios del próximo año su vacuna podría administrarse masivamente a la población. El principal accionista de la compañía es Saif Partners, fondo con cerca de 4.000 millones en activos bajo gestión. El fondo especializado en el área de salud, Vivo Capital, y Sansar Capital también son accionistas significativos.

Sinopharm. También en China, la farmacéutica Sinopharm muestra resultados esperanzadores con su vacuna. Hace solo unos días, los publicó en The Lancet, asegurando que conseguía una amplia respuesta inmunitaria incluso en mayores de 60 años. En la empresa del gigante asiático los fondos campan a sus anchas. Thornburg Investment es el primer accionista, acompañado de Invesco, Vanguard, Lazard y Blackrock.

Sanofi. Si AstraZeneca falla, la alternativa más clara para Europa es la vacuna de Sanofi, aunque todavía no ha alcanzado la fase III de los estudios. En la farmacéutica francesa conviven Vanguard, Fidelity, Norges Bank, Lyxor o FIL Investment, que suman cerca del 10% del capital.

Cómo se financia la vacuna rusa

Entre las vacunas más avanzadas en sus ensayos está también Sputnik V, la vacuna rusa que completó la fase I u II de los estudios en agosto. La desarrolla el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y se financia a través del Fondo Ruso de Inversión Directa, un fondo soberano que además de activar proyectos de interés público está concebido para movilizar y atraer inversión privada bajo fórmulas de coinversión.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad