Mineira de Corcoesto reestructura su cúpula y cesa a nueve directivos

stop

Se deshace de los antiguos ejecutivos de Río Narcea, más de tres años después de comprar la compañía para extraer el oro de Bergantiños

Manifestantes en contra de la mina de Corcoesto | EFE

12 de noviembre de 2013 (23:02 CET)

Tres años después, la operación societaria llevada a cabo por la multinacional canadiense Edgewater para extraer el oro de Corcoesto parece haber terminado, precisamente, cuando su proyecto en el suelo de Bergantiños pasa por su momento más bajo debido al rechazo de la Xunta.

Mineira de Corcoesto, la filial gallega del grupo canadiense, ha cesado a nueve directivos procedentes de Río Narcea Gold Mines y que todavía figuraban como apoderados en la empresa. Edgewater adquirió el 100% de Río Narcea Gold Mines, SL, propietaria de los derechos mineros en Corcoesto, en julio de 2010. Fue una operación compleja, cuando menos, por el número de empresas involucradas, que tenía como último eslabón a la sueca Lundin Mining.

De aquella compra, permanecieron en la estructura de la sociedad, que pasó a llamarse Mineira de Corcoesto, un buen número de ejecutivos. De hecho, la compañía minera acaba de cesar a nueve que figuraban como apoderados, a otros 19 que se mantenían como apoderados mancomunados y a tres más que seguían como apoderados solidarios. Todos ellos procedentes de la antigua Río Narcea.

De Asturias a Suecia

Río Narcea Gold Mines tenía intereses mineros en Asturias y en Galicia, con las concesiones en Corcoesto y Santa Comba que ahora están en posesión de Edgewater. La compañía con sede en Vancouver adquirió el 100% de la empresa a través de un contrato de compraventa de acciones con Río Narcea Corporativa, la sociedad matriz con sede en Madrid. Esta operación, de hace ya tres años, permitió al grupo canadiense hacerse con los derechos de explotación en territorio gallego.

Pero en el proceso tuvo que entenderse con otra compañía minera, en este caso, de Suecia. Lunding Mining se había hecho con el 71,2% de Río Narcea, para lo que tuvo que desembolsar 765 millones de euros.

Los cambios en la cúpula

No son los únicos cambios que ha acometido Mineira de Corcoesto en los últimos tiempos. En septiembre nombró director general del proyecto a Francisco Aréchaga, ex responsable de la explotación y rehabilitación ambiental de la mina a cielo abierto de As Pontes, además de presidente de la Cámara Oficial Mineira.

Todos estos cambios se producen en un momento especialmente delicado para los intereses de Edgewater. La Xunta ya ha anunciado, de forma oficial, el inicio de los trámites de cancelación del proyecto de explotación aurífera en Cabana de Bergantiños, por carecer de solvencia “financiera y técnica”. No obstante, desde la empresa aseguran que están decididos a poner en marcha la mina a cielo abierto, sin cambiar una coma del proyecto extractivo.

Consideran que no hay argumentos contra el plan técnico para el desarrollo del proyecto y se apoyan en la Declaración de Impacto Ambiental positiva emitida por la Consellería de Medio Ambiente en diciembre del año pasado. Así pues, continúan negociando con inversores para poder reunir los fondos propios requeridos, 27 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad