Fernado Abril-Martorell, presidente de Indra / EFE

Millonario 'monopolio' de Indra en los contratos tecnológicos gallegos

Indra, dueña de Tecnocom, logra 20 millones de la Xunta en contratos en dos años, controla los drones de Rozas y Coruña Smart City

Indra se ha hecho imprescindible en Galicia. Es, sencillamente, el perejil tecnológico de todas las salsas a través de millonarios contratos públicos. Su última iniciativa, la futura Ciudad de las TIC que la Universidade da Coruña quiere levantar sobre los terrenos de la antigua Fábrica de Armas. Para el proyecto, todavía en pañales, ya se ha contactado con la compañía semipública, cotizada en bolsa, pero controlada por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y propietaria de Tecnocom desde 2017.

Contratos millonarios y pequeños. En alianza con otras firmas, a través de UTEs, las excepciones, o en solitario, casi siempre. Indra golea en todos los terrenos de juego, sea la administración autonómica o los grandes concellos los encargados de rubricar esas licitaciones. En los últimos tres años, solo en contratos de la Xunta, Indra se ha adjudicado proyectos tecnológicos por importe de casi 28 millones de euros.

Los contratos de Indra

El año pasado fueron un total de nueve contratos los que firmó la multinacional con organismos dependientes de la Xunta y varias consellerías. En total, unos 4,7 millones de euros, que contrastan con los 15,3 millones que se había adjudicado en 2017. En dicho año, Indra se había hecho con 21 contratos. El ejercicio precedente, 2016, otros 7,6 millones a través de 13 procesos de adjudicación.

Indra había firmado un año antes, a finales de 2015, una de sus mayores operaciones en Galicia. Nada menos que 21 millones de euros al resultar ganadora del proceso de contratación de la Consellería de Economía, a través de la Axencia Galega de Innovación, como socio estratégico para el desarrollo precomercial de la Civil UAVs Initiative, más conocidos como los drones del centro de Rozas, en Lugo. Inaer, su socio en el proyecto, se llevó otros 20 millones.

De Rozas a Coruña Smart City

Al margen de otros contratos firmados con la Xunta en 2015, si se cuenta solo el proyecto de Rozas, son más de cincuenta millones de negocio en cuatro años los que se ha llevado Indra, presidida por Fernando Abril-Martorell.

La Axencia Galega de Innovación, el Sergas, la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia, la CRTVG, el Centro Informático para a Xestión Tributaria... Indra toca todos los palos. Y no hay proyecto en el que no esté la multinacional, sea de la Xunta o de grandes ayuntamientos, como es el caso de A Coruña. Xulio Ferreiro heredó de la etapa de Carlos Negreira la difusa iniciativa Coruña Smart City, un proyecto de 11,5 millones.

La suma del negocio de Tecnocom

A través de Emalcsa, la UTE formada por Indra, Altia, Ilux y la operadora de cable R logró el contrato para la definición, diseño y desarrollo de la plataforma Smart Coruña, así como la definición y puesta en marcha de la oficina de proyecto, sin resultados palbables hoy en día.

Pero Indra es algo más que los contratos públicos en Galicia. Aunque con presencia nacional, la compra de Tecnocom, con base y accionistas gallegos, caso de Abanca, llevó a que la multinacional sumara en 2017 un volumen de negocio de más de 190 millones de euros. Indra integró Tecnocom y su red de filiales: Gestión Sexta Avenida, Tecnocom, Telefonía y Redes, Inertelco y Tecnocom España Solutions. Ahora, será la Ciudad de las TIC la próxima parada de Indra si todo sale como plantean desde la Universidade da Coruña.

X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad