Imagen de archivo de Juan Carlos Rodríguez Cebrián, durante una junta en Martinsa Fadesa / EFE

¿Miedo a Sánchez? Rodríguez Cebrián se suma a los cierres de sicavs

El ex director general de Inditex y Dolores Ortega liquidan Río Nora Inversiones, una de sus tres sicavs con un patrimonio de 2,7 millones

La lista de sicavs de la familia de Amancio Ortega pierde una nueva unidad años después de que el fundador de Inditex liquidara sus dos sociedades de inversión de capital variable, Keblar y Alazán. Corrían entonces mejores tiempos para estos vehículos de inversión, que ya desde el último Ejecutivo de Mariano Rajoy viven con el temor a un endurecimiento fiscal, ahora acrecentado por el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos.

A la espera de si Pedro Sánchez y Pablo Iglesias deciden modificar las condiciones en las que operan las sicavs, el matrimonio formado por Juan Carlos Rodríguez Cebrián, ex director general de Inditex, y Dolores Ortega, sobrina de Amancio Ortega, ha cerrado la persiana de una de las suyas.

Ortega y Rodríguez Cebrián dicen adiós a Río Nora

Río Nora Inversiones comunicó el pasado 20 de febrero que la junta de accionistas aprobó por unanimidad “disolver y liquidar la sociedad, aprobando simultáneamente el balance de disolución y liquidación de la misma, la cuota de liquidación a percibir por los accionistas y el inicio de los trámites pertinentes en orden a la exclusión de negociación de las acciones”.

Esta sicav contaba con un patrimonio de 2,7 millones a cierre de 2019, sumaba 111 accionistas y había logrado una rentabilidad durante el segundo semestre del 12,3%. La entidad gestora era UBS Gestión, encargada también de comunicar la disolución de la sociedad. La presidencia de Río Nora Inversiones estaba en manos de Marlolan, el brazo inversor de Dolores Ortega.

Las otras sicavs

El paso atrás de la familia del fundador de Inditex no es un movimiento extraño para las fortunas españolas, que en el último año han retirado millones de las sicavs. Según los datos de la consultora Vdos, las retiradas de capital en 2019 ascendieron a 861 millones de euros, a pesar de que el patrimonio conjunto se elevó en un 8% debido a las rentabilidades obtenidas. Por el camino se quedaron 130 sicavs, que a lo largo del año pasado optaron por la liquidación.

La posibilidad de que el Gobierno fije requisitos más exigentes para acogerse al tipo impositivo reducido o limite la concentración de capital en un solo titular son algunos de los temores que pueden estar detrás de estos movimientos.

Sin embargo, el miedo no parece tanto en el caso de Rodríguez Cebrián y Dolores Ortega, que tienen otras dos sociedades de inversión colectiva en funcionamiento y de mayor tamaño que Río Nora. Se trata de Silleiro, con 14,9 millones de patrimonio a cierre de 2019; y de Vivero, con 19,3 millones de patrimonio en la misma fecha.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad