Mercadona se cruza en el futuro de Pescanova

stop

La banca acreedora apunta al grupo de Roig como socio clave de la multinacional pesquera

Juan Roig, presidente de Mercadona, al lado de una imagen de la planta de Pescanova en Chapela (Pontevedra) | EFE

11 de noviembre de 2013 (21:57 CET)

Nuevos actores se cruzan en el futuro de Pescanova. Al tiempo que PricewaterhouseCoopers elaboraba el plan de viabilidad que revela la necesidad de inyectar 185 millones de euros a un año en el grupo para sobrevivir, también se cerraba otro documento crucial para el futuro de la empresa pesquera. El convenio de acreedores. Más de 300 páginas que abordan las distintas vías para intentar minimizar el ingente pasivo que atenaza a la compañía: 3.600 millones de euros, de los que más de 3.200 son deuda bancaria. El plan se sustenta en tres grandes patas. La necesidad de una quita para los acreedores, la capitalización de deuda y la entrada de nuevos socios industriales. En ese punto, las miradas apuntan a Mercadona, el gigante de distribución alimentaria de Juan Roig. Y es que la banca, ante el plan de viabilidad presentado, urge a Pescanova a encontrar un socio industrial que ayude a solventar las necesidades de circulante que, una vez más, asfixian a la entidad presidida por Juan Manuel Urgoiti.

Diversas fuentes dan por hecho que tanto el consejo de administración de Pescanova como la banca apuestan por que Mercadona adquiera una “participación alta” en el capital de la multinacional pesquera. “La entrada será significativa, o manda, o no entrará”, indican.

Todo depende de la quita

Esas mismas fuentes dan por hecho que la posibilidad de la entrada de Mercadona en Pescanova está condicionada por la quita concursal que establezca el juez. “Será directamente proporcional a ella. Si le interesa, Mercadona acompañará a la capitalización de deuda que prepara la banca”, explican.

En este punto se abren dos posibilidades. O bien que la banca apueste por una capitalización pura y dura de la deuda bancaria, o bien que opte por la conversión en deuda senior. De esta forma, sin ser accionista, obtendría una rentabilidad anual en función de los beneficios que se obtengan. Esta circunstancia también condicionará los futuros movimientos de Mercadona, o al menos, el paquete que pase a controlar.

No obstante, fuentes conocedoras de la situación que atraviesa la entidad gallega indican que, de momento, la compañía de Roig no se ha puesto en contacto con el administrador concursal. El consejo de administración, celebrado la semana pasada para revisar el plan de viabilidad, no habría abordado de manera oficial la entrada de Mercadona, operación que en cualquier caso pilotaría Deloitte, en sintonía con la banca.

Pacto de silencio

El mutismo impera por parte de todos los actores implicados en este proceso. No habrá declaración alguna hasta que no se llegue a un acuerdo definitivo. A pesar de que el interés de Mercadona en Pescanova es de conocimiento generalizado entre la banca acreedora, que ve en ella al salvador de la compañía cuando se ejecute el plan de capitalización,la cadena de distribución opta por alejarse todo lo posible de cualquier vínculo en este momento.

Mercadona y Pescanova mantienen desde hace años una estrecha relación comercial. Tres de las principales factorías de la concursada producen casi en exclusiva para Roig. Dependiendo de la época del año, Frivipesca, Frinova y Bajamar llegan a destinar el 80% de su producción a la empresa valenciana.

Convenio de acreedores

De momento, para la aprobación de convenio de acreedores será necesario el voto a favor del 50% del pasivo ordinario, y que el administrador concursal presente una evaluación del mismo. El núcleo duro de la acreedora, que según diversos medios fomenta la entrada de Mercadona, trata ahora de ampliar el actual steering committee con más entidades bancarias para lograr mayoría suficiente como para decantar el convenio. De momento, mantiene negociaciones con el portugués Banco Espitiru Santo, así como con Rabobank y Deutsche Bank.

La aprobación de convenio de acreedores activaría la capitalización de deuda de la pesquera, así como la posible ampliación de capital que permitiría dar cabida a nuevos socios. El nombre de Mercadona no es el único que suena. Desde hace meses se habla de la alemana Dr Oetker, socia de Demetrio Carceller en Damm y Ebro Foods. También están presentes en las quinielas los fondos Fidelity y Centerbridge.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad