Mercadona recurre a las cofradías para abastecer las tiendas gallegas

stop

La empresa redefine su suministro en Galicia con pedidos diarios a pescadores de Bueu, Cangas y Baiona

El presidente de Mercadona, Juan Roig

17 de octubre de 2012 (20:11 CET)

Mercadona ha trazado una nueva hoja de ruta para abastecer de pescado fresco a sus establecimientos en Galicia. La apuesta de la cadena de Joan Roig es comprar directamente a las cofradías de pescadores a través de pedidos diarios que oscilarán en función de la demanda.

Por el momento, la empresa está trabajando con las cofradías de San Martiño de Bueu, Baiona, Aldán y Cangas do Morrazo, pero no descarta ampliar el número de proveedores. “Buscamos crear un sistema de trabajo a largo plazo para dotar de pescado gallego a los supermercados gallegos. Nuestra intención es mantener esta línea cuanto más tiempo mejor, porque eso genera estabilidad para los proveedores y para el suministro”, informan desde Mercadona.

Este nueva línea cambia sensiblemente la estrategia de la empresa en Galicia, donde trabajaba hasta el momento con Pescafresca, perteneciente al grupo Pescanova, y con Riveira Peixe Fresco --Pescaldía--, pero sin articular una red de suministro con proveedores locales. La experiencia, sin embargo, no es nueva para la compañía que tiene en marcha un proyecto similar en la Comunitat Valenciana.

Hasta 400 kilos diarios

A pesar de la variabilidad de los pedidos, en las cofradías gallegas confían en movilizar un volumen importante de pescado durante un periodo prolongado de tiempo. “Puede pasar que te pidan un día 400 kilos y al día siguiente nada, o que la climatología no te permita faenar pasado mañana. Pero siempre que el acuerdo se desarrolle a largo plazo y con constancia será muy positivo”, informan en Mar do Morrazo.

En Bueu, la cofradía de San Martiño fue una de las primeras en comenzar a trabajar con la cadena. “Completamos unos pedidos de prueba, funcionaron bien y se adquirió el compromiso de seguir abasteciendo, pero el volumen de pescado que requiere Mercadona es muy grande y necesitamos a más cofradías para poder atender a los pedidos”, señala el Patrón Mayor José Manuel Rosas.

En cuanto a los antiguos proveedores, cuando menos en el caso de Pescaldía, la relación se mantiene estable. La empresa asegura que mantienen el volumen de pedidos y la relación con Mercadona en los mismos términos que antes.

Analogías y diferencias

Mercadona ya puso en marcha la compra directa de pescado a las cofradías en Valencia y Castellón a principios de este año, bajo el lema de “suministrar producto autóctono, fresco, de calidad y favorecer a la competitividad del sector primario”.

Los convenios suscritos en la Comunitat Valenciana comprometen a la compañía a comprar 200 toneladas de pescado al mes, 100 a la Federación Provincial de Cofradías de Castellón y otras 100 a la Federación valenciana.

En Galicia, el proyecto se encuentra en una fase más temprana. Esta misma semana comenzó a comercializarse el pescado procedente de las cofradías en algunos supermercados de la cadena. Por el momento se mantiene la pauta de comprar en función de la demanda, pero la intención de la compañía es generar un tejido similar al puesto en marcha en Valencia y Castellón. Sin embargo, los compromisos adquiridos hasta el momento son más laxos. "Primero vamos a dotar de pescado de la Comunidad a las plazas gallegas, por medio de las cofradías y creando sinergias con los proveedores locales. Ese es el objetivo por ahora", concluyen en Mercadona.

Pérdidas en Caladero

Mientras Mercadona reformula su estrategia en Galicia y otras comunidades, su principal proveedor de marisco y pescado, Caladero, sigue acumulando pérdidas. Según informa El confidencial, la empresa zaragozana perdió 27 millones de euros en el ejercicio de 2011, después de que Mercadona se hiciera con la totalidad de las acciones de la compañía en octubre de 2010.

De esta manera, la empresa valenciana habría desembolsado 50 millones de euros para hacerse con el control de Caladero y reflotar su actividad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad